Otro Caso FOBAPROA

(Historia Original)

En un esfuerzo por mantener la trasparencia en el uso de los recursos mexicanos, el IFAI (Instituto Federal de Acceso a la Información Pública) ordenó el pasado 10 de Marzo de 2010 al SAT (Secretaría de la Administración Tributaria, es decir, donde los contribuyentes y dueños de negocios pagan sus impuestos y sus créditos) que publicara en su página de Internet la lista de los más de 711,000 créditos a más de 500,000 personas que los solicitaron y que “No pueden pagarlas”.

El SAT no quiso acatar tal orden, y el 12 de Abril solicitó una suspensión provisional de tal orden a la Juez Federal María Guadalupe Rivera, para no estar obligados hacer como se les mandó.

El 22 de Abril agregó que la CNDH (Comisión Nacional de los Derechos Humanos) le había informado de “Ciertos Ciudadanos” que no quería que tal información se publicara porque se verían afectados.

Sin embargo, el 6 de Mayo de 2010, El Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa (una autoridad superior a la Juez mencionada) revocó tal orden, y ahora el SAT se verá obligado a publicar tal información.

Es decir, en términos simples. El SAT dio más de 711 mil créditos (dinero) a más de 500 mil personas. Después de un tiempo quiere que esos créditos, que son parte de los recursos de la Federación (Dinero que los contribuyentes, tú y yo, le damos al gobierno), sean “Perdonados” por incobrables. El IFAI le pide al SAT que publique la lista de personas que se les perdonará el crédito. El SAT no quiere, por alguna razón. Un mes después dice que la CNDH le pidió que no lo hiciera porque afectaría a unos cuantos ciudadanos.

¿Ves lo que sucede? El IFAI no le pidió que cancelara el beneficio, solo solicitó que publicara la lista de personas que ya no se les va a cobrar. Sin embargo el SAT no quiere hacerlo. ¿Por qué será? Te voy a decir mi opinión: El SAT no quiere que la gente sepa a quien le perdonó su crédito. De tal manera que ellos pueden solicitar sus propios créditos y perdonárselos. Esta es una posible maniobra de robo multimillonario. El total de recursos que será perdonado es de 73,960 MILLONES de pesos ($73,960,000,000.) Esta cantidad es equivalente a $3000 pesos por cada persona que trabaja y reporta impuestos en México (25 millones). ¿Quieres regalar esa cantidad?

Es probable que muchos de esos créditos SI sean cobrables, porque fueron destinados a instituciones reconocidas que sí pueden pagarlo. Entre el montó de créditos que serán perdonados legítimamente porque realmente no se pueden cobrar, quieren meter muchos que sí se pueden cobrar. De tal manera que miles de personas se les perdonará un crédito que si pueden pagar.

¿Recuerdas lo que sucedió en el escándalo del FOBAPROA? El gobierno tuvo la buena disposición de perdonarle miles de créditos a la gente que no podía pagar. Como empezaron a “Perdonar en Masa”, algunos ricos y dueños de bancos que sí tenían dinero, también solicitaron créditos, para después agregarlos a la lista de créditos perdonados. La “Panza” del FOBAPROA comenzó a crecer increíblemente. ¿Será por esta misma razón que el SAT no quiere que el pueblo sepa a quien les va a perdonar sus créditos? ¿Será que entre la lista se vean nombres de instituciones, negocios y también funcionarios públicos que aprovecharon tal oportunidad? No debemos dejar que esto siga sucediendo.

Afortunadamente el Tribunal ordenó que el SAT acatara la orden del IFAI, ahora está obligado a publicar la lista.

La Solución: Nuestra Participación

Este es un problema de todos, simplemente porque ese dinero es el que nosotros le damos al Gobierno. ¿No te gustan los intereses altos, el IVA aumentando e impuestos que el gobierno está imponiendo, verdad? Pues este problema es algo que va afectar tu bolsillo simplemente porque cuando estos créditos se perdonen, los recursos se tendrán que recuperar por otros medios. Tal vez aumenten el IVA nuevamente o tal vez impongan impuestos más locos de los que ya han estado imponiendo (Sobre depósitos bancarios en efectivo, hazme el favor: ahora hasta tenemos que pagar por ahorrar).

Tu participación es vital. La solución que yo propongo es que le hagamos saber al SAT que estamos enterados de la situación y que no vamos a permitir que roben dinero que le pertenece al pueblo de México.

En mi opinión está bien que les perdonen los créditos a personas que no pueden pagar. Pero NO está bien que funcionarios públicos estén en esa lista, dueños de empresas exitosas e instituciones que NO necesitan la ayuda. Por esta razón el SAT no quiere publicarlo, porque “afearía a ciertos individuos”. CLARO; afectaría a la larga lista de ratas que quieren abusar de este programa, metiendo sus créditos en la lista de perdones. Si no se publica, nadie va a saber quienes obtuvieron el beneficio.

Yo te propongo que pongas tu grano de arena, difundiendo este artículo entre todos tus contactos, y mandándoles correos al SAT y a la CNDH.

Primero, si tienes cuentas de Factbook, My Space, Live Spaces, u cualquier otra, por favor hazlo saber a todos. Pon un link a este blog. Que la gente sepa lo que sucede. Esa cantidad de dinero es un botín bastante gordo para unos cuantos que se lo van a repartir si no hacemos algo.

Pon una queja en la CNDH. Dejémosle saber que somos más los que quieren saber el destino y paradero de nuestros recursos, que aquellos pocos que “se verán afectados”. Infórmales que estás de acuerdo y que apoyas que el SAT publique su lista. Este es el correo electrónico de la CNDH transparencia@cndh.org.mx

Pon una queja ante el SAT. La queja es anónima. Haz clic aquí. En esta forma, llena el campo “Solicitante” con un seudónimo. Agrega lo que tú quieras, pero en específico agrega que estás de acuerdo en que se publique la “Lista de 558 mil personas y empresas beneficiadas con la cancelación de créditos fiscales”. Agrega que tú quieres tener acceso a esa lista porque quieres estar enterado de a quien se le perdonan créditos con los recursos que el pueblo de México aporta.

Muy probablemente no te hagan caso, pero sabrán que estamos enterados.

Los Resultados

A corto plazo: las autoridades Mexicanas no se conocen por hacer su trabajo como deben de hacerlo cuando nadie se lo exige. Sin embargo, con el ejemplo del caso de los 17 jóvenes estudiantes asesinados (que no se hacia nada sino hasta que se comenzó a exigir. Entonces se encontraron muchos implicados, etc.) y el “Caso Rubi”, cuando se le pone suficiente presión a las autoridades, éstas comienzan, muy lentamente, a actuar. Los resultados son escuetos, escasos y a veces inútiles por su parte, pero algo sucede, que de otra manera no sucedería.

A largo plazo: Los mexicanos no nos conocemos por exigir cuentas, estar al pendiente de las acciones de nuestros líderes ni por estar firmes en nuestras decisiones. Pero debe haber un comienzo. Al estar firmes y demandar respuestas por acciones de nuestros líderes, no solo hacemos lo correcto, sino que comenzamos un proceso en el que los líderes se dan cuenta que no tratan con un pueblo ignorante, y el pueblo se da cuenta que no somos ignorantes. Nuestros hijos observan, y se dan cuenta que pueden exigir y que las cosas nunca suceden, sino que las hacemos que sucedan.

Sembrando esta semilla en ellos, la próxima generación en México, nuestros hijos, serán hombres y mujeres que, por el lado de la función pública, sabrán que están bajo el escrutinio incesante del pueblo de México que exige resultados y que no se deja engañar. Por otro lado, el lado del pueblo, serán un pueblo que no se conforma con las migajas que le arroga el liderazgo y que exige resultados y no se conforma con menos.

Escuché algo muy interesante el otro día: “El Reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”. Tomándolo como analogía, la tierra sufre violencia, y aquellos que se quedan callados, que no exigen y que humildemente aceptan las resoluciones corruptas de sus dirigentes, perecen en este mundo. Este no es lugar para el débil de carácter que se deja engañar concientemente. Este no es lugar para el flojo, ni para aquellos que no están dispuestos a sacrificar tiempo, dinero y esfuerzo para enseñarles a sus hijos a ser hombres y mujeres de bien. Este no es un mundo para ellos, porque aquellos que se quedan atrás perecen, víctimas de un sistema sin piedad.

Tienes que tomar las riendas de tu vida, y hacerte responsable por la enseñanza de tus hijos. Sufre y desvélate por enseñarles a ser hombres y mujeres de carácter, que sepan hablar y levantar la voz cuando tienen que hacerlo para exigir lo que les va a afectar a ellos, y defender a aquellos que no tienen voz. Basta del México en donde “No pasa nada”. No es que no pase nada, es que nadie dice nada.

Si el árbol tarda 100 años en crecer, más vale sembrarlo ahora, para no tener que esperar aun más. Si el cambio en México va a requerir de muchos años de esfuerzo y trabajo, más vale comenzar ahora para no tener que esperar aun más.

Comparte este artículo con tus conocidos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: