Los peores errores son los que se cometen dos veces

Se cuenta la historia de una mujer que tuvo un extraño incidente manejando por una de las transitadas calles de ciudad Juárez. Se dice que conducía un auto seminuevo, mientras hablaba por teléfono y, al mismo tiempo, se maquillaba los labios. A pesar de tener una gran destreza y habilidad para hacer varias cosas a la vez, la mujer se vio impactada contra un vehículo que conducía otra mujer. Extrañamente, la otra mujer también sostenía su teléfono justo antes del impacto, mientras intentaba pintarse los ojos. El espejo que se desliza del bloqueador de sol en el lado del conductor cubría su vista más de lo normal.

Mientras Elena, la primer mujer, intentaba dar vuelta en una curva hacia su izquierda yendo de sur a norte por la avenida de las Torres, Claudia, la segunda mujer, intentaba hacer lo mismo pero de norte a sur. Elena se pasó una luz roja momentos después de ésta haberse prendido, pensando que aun no avanzaban los autos que venían de lado contario y que tendría tiempo de cruzar la calle. Claudia pensó exactamente lo mismo, pero ella se pasó la luz roja momentos antes de que ésta prendiera en verde para dejarla cruzar, intentando “Ahorrarse” algunos segundos de tiempo, ya que sabía que la luz verde se pondría en breve. Ambas terminaron impactando sus vehículos de frente.

Lo más curioso del caso es que ambas iban a la misma fiesta, en la misma casa, ya que ambas eran invitadas. Eran amigas y estaban hablando una con la otra en el teléfono; Elena intentaba darle a Claudia instrucciones de cómo llegar a la fiesta. Afortunadamente, el incidente no fue tan severo, por la baja velocidad con la que viajaban, y después de unos días de terapia física, ambas fueron dadas de alta de un hospital. Saliendo del hospital, Elena conducía de regreso a su casa, puesto que vivía sola y no tenia familia cercana que la llevara. Al ver su rostro en el espejo retrovisor, decidió darse una “Manita de gato” ya que estaba muy demacrada. Al intentarlo, se impacto con un poste en el lado extremo derecho de la calle Américas, al norte de la ciudad, donde viajaba. En esta ocasión, Elena sufrió daños en su pierna derecha y tuvieron que amputarla.

Se dice que el peor error es aquel que cometemos dos veces, y tienen razón. Aprender de nuestros errores puede, literalmente, salvar tu vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: