El Deterioro del Tejido Social

¿Qué es el tejido social?

Por la mañana sale Juan temprano a su trabajo. Juan es dentista y depende de las caries para sobrevivir. José es un buen paciente ya que en el último año que ha intentado mejorar su apariencia, comenzando con sus dientes, y ha invertido más de 8 mil pesos para lograrlo. José es mecánico, y ha obtenido esa cantidad de dinero reparando autos y arreglando lo que otros no pueden arreglar. Una profesión que le permite pagar el costo de vivir.

Fernando es uno de sus clientes frecuentes; cada mes le tiene un nuevo auto para reparar. Fernando se dedica a comprara autos descompuestos a un bajo costo y arreglarlos para venderlos por una mejor tarifa. Esta profesión le permitió vivir cómodamente más de 20 años junto a su esposa Leticia y su hijo Juan, a quien le pudo pagar la universidad para titularse como Doctor Dentista y de lo cual hoy vive.

Así es como se conforman las sociedades: Este es un ejemplo sencillo de una sociedad de intercambio de vienes y servicios.

¿Alguna vez haz escuchado en término “Tejido Social”? Para entender bien éste término debemos pensar en la composición de un tejido humano. Las células individuales forman grupos de células más grandes, las cuales forman órganos. Los órganos forman parte importante de la constitución de cada cuerpo humano.

En la sociedad sucede lo mismo. Individuos forman sociedades de convivencia, o matrimonios, donde dos humanos independientes deciden coexistir en esta vida. En los casos más comunes, éstos forman un grupo mayor llamado familia, compuesto (en su mayoría) de un Padre, una Madre y uno o varios hijos o hijas. Vemos, pues, como los componentes más básicos de la humanidad van formando cada vez más complejas asociaciones para logra objetivos comunes. En el caso de las familias, lo ideal es un miembro de ésta ofrece algo que el otro no puede conseguir por si mismo, a cambio (implícito) de algo que en sí el primero individuo no puede adquirir. En el caso de los matrimonios heterosexuales (en contraste a las uniones de cualquier otro tipo), para poder procrear es necesaria la participación de un hombre y una mujer, ya que individualmente no pueden lograrlo ninguno de los dos.

En su expresión más básica, una sociedad es más “conveniente” ya que puede cerrar un pequeño “ecosistema” para una parte supla las necesidades de las demás partes a cambio de que algunas de sus propias necesidades sean suplidas. Pensémoslo de ésta manera: Si cada ser humano se quedara en esta tierra como individuo, la primera y más importante actividad se vería nula: la procreación. Además, cada persona debería pensar en suplir su necesidad de vivienda. Tendría que haber una casa por cada persona en el planeta. Tendría que haber un medio de transporte por cada persona, lo cual implica un grandísimo impacto ecológico.

La familia es el primer nivel de toda sociedad. Hay quienes alegan que es el individuo el primer nivel, pero un individuo no puede ser “socio” de sí mismo, sino de otro individuo. Por ende, en un individuo no existe ningún nivel de sociedad. Es esa unión de dos o más individuos lo que constituye una sociedad.

Se puede decir que una comunidad es el segundo nivel de sociedad, donde grupos de individuos intercambian bienes y servicios para suplir necesidades que de otra forma tendrían que suplir ellos mismos. Nadie puede ser todas las profesiones, sino que es más conveniente que uno provea un servicio, y que otro le satisfaga una necesidad a cambio. En ese sentido, las comunidades proveen beneficios para sus miembros que de manera individual no pueden conseguir. En una tribu, por ejemplo, algunos cazan mientras otros recolectan. Otros construyen casas mientras que aun otros más proveen la madera, mezcla y demás materiales para construirlos. De otra manera cada persona tendría que cazar, recolectar, cortar madera, fabricar mezcla y construir su propia casa, cosas imposibles de hacer solos.

Llevando la sociedad al siguiente nivel tenemos las empresas o compañías. Estas organizan a grupos de personas para conseguir un beneficio mutuo: a los empleados se les da un sueldo fijo por su trabajo, lo cual no tienen los dueños. Sin embargo, su sueldo es mucho menor de la posible ganancia que los organizadores pueden lograr.

Existen también los gobiernos, las organizaciones religiosas, los hospitales, escuelas, universidades, agencias y todos los demás compuestos más complejos de la sociedad. La expresión de la unión de muchos individuos, mentes, manos y pensamientos, para la obtención de un propósito común.

Para poder poner un hombre en la luna, Los Estados Unidos debió organizar a su gente, sus estudiosos, sus contribuyentes y sus gobernantes para lograr ese objetivo. Jamás lo habría logrado Neil Armstrong de manera individual.

Estos son los beneficios de las sociedades; la obtención de propósitos comunes que de otra forma jamás se podrían lograr. Es mi opinión que los beneficios de una sociedad son mucho mayores que los sacrificios que sus miembros deben hacer, ya que los sacrificios son cosas que de igual manera no tendrían si no viviesen en comunidad.

En un matrimonio, por ejemplo, se deben dejar a un lado ciertos gustos personales para dar paso a gustos colectivos. Y sin embargo, esos gustos personales son se podrían alcanzar si la persona no vivieran en comunidad. El manejo del dinero, la decoración del hogar, el cuidado de los críos, etc. Todos son sacrificios ya sea de tiempo, dinero, esfuerzo o gusto que uno debe hacer para poder obtener los beneficios de vivir en sociedad.

Esto es lo que compone al tejido social: la unión entre todos los individuos para la obtención de metas y objetivos comunes. Lo que en inglés de le conoce como “Give and take” o “Dar y recibir”. Uno sacrifica un poco para obtener algo mejor. Así es como funciona la sociedad.

¿En qué consiste el deterioro del Tejido Social?

Cualquier sociedad saludable se basa en la confianza y la responsabilidad. En una ecuación simple, la confianza de un ser humano en que el otro va a cumplir, y la responsabilidad del ser humano para cumplir lo que dice que hará.

El deterioro del tejido social se da al faltar alguna de estos dos principios de sociedad. Ya sea que como individuos no confiemos en los demás sin razón, o que al confiar en ellos nos fallen, ambos escenarios van deteriorando la sinergía o la dinámica de las sociedades. Esto va provocando un “alentamiento”; es decir, que la sociedad se va deteniendo, hasta llegar el punto de no conseguir ningún objetivo común. Esto lo llamo congelamiento social, y se deriva de la teoría del congelamiento particular, la cual dice que algún día todas las partículas del universo dejarán de estar en movimiento y se quedarán quietas. En este momento, el universo será muy frío para poder conseguir la vida orgánica.

La capacidad de las personas para organizarse es vital para cualquier sociedad. Sin la capacidad de organización no puede haber sociedades. Cualquier actividad de falta de responsabilidad que dañe la confianza de los miembros de cualquier sociedad inevitablemente causará un deterioro en el tejido social. Deterioro que es necesario subsanar, pero que resulta dificil.

El hecho de que los seres humanos somos por naturaleza sociables facilita que se sane este deterioro. Cada ser humano nace con cierta confianza, la cual se va perdiendo o reafirmando. Sin embargo, como en cualquier herida física, una persona que en un momento confió y vio traicionada su confianza no podrá volver a confiar de la misma manera. Queda una cicatriz en su confianza. Al cabo de muchas heridas de confianza, el individuo terminará rompiendo lazos de sociedad, como es el caso de los divorcios.

Esto es comparable a un tramo de tela. La unión de los hilos produce un recubrimiento útil. Al debilitar esos hilos individuales, todo el tejido se ve amenazado, ya que el todo depende de las partes.

Cuando una sociedad no consigue organizarse, se estanca. Las metas comunes no se alcanzan. Los beneficios se pierden y sus miembros sufren. ¿Quién se ve más perjudicado en el deterioro social? Los mismos miembros de esa sociedad.

En una entrada anterior titulada “¿A quién es más conveniente robar?” describo cómo es que los ladrones de una sociedad se pueden ver aun más beneficiados si éstos permiten que sus miembros prosperen. Habrá quien mal interprete el concepto, pero la idea es proveer una razón lógica por la cual no se debe robar: por el simple y sencillo hecho de que quien roba también se verá afectado si aquellos a quienes roba lo pierden todo.

En una manera muy similar, cuando una sociedad sufre de deterioro, sus miembros sufren las consecuencias y la falta de esos beneficios. Un ejemplo sencillo sería este:

Digamos que cada persona en esta tierra debe cargar consigo el costo de vivir en ella. Comparemos este costo a una roca que cada uno debemos mover de un lado a otro de vez en cuando. La roca pesa 100 kilogramos, y hay una para cada persona. Una pregunta de lógica: ¿Cuál es la manera más conveniente de mover esta roca? Si lo intentamos solos, llegaremos agotados a una cierta distancia corta. Sin embargo, si tenemos la capacidad de organizarnos, podemos ofrecer ayudar a alguien más con su problema si ellos nos ayudan con el nuestro. Si diez personas se unen para mover cada roca a la vez, deberán hacer diez recorridos llevando un peso de 10 kilos, lo cual es infinitamente más fácil que llevar una roca de 100. De esta manera, esos diez individuos podrán mover sus rocas mucho más lejos.

El ejemplo anterior es exponencial, lo cual quiere decir que si una persona puede mover su roca un metro por hora, no es equivalente a diez moviéndola diez metros por hora. Si cinco personas mueven una sola roca, pueden llevarla 100 metros en 30 minutos, lo cual es exponencialmente mejor. Pero si diez personas se unen, podrán llevar cada roca 200 metros en 10 minutos. Terminarían con las diez rocas en una hora y media, llevándolas todas 200 veces más lejos. El beneficio sería del 60,000% (60 veces mejor).

Pero si ninguno de esos miembros confía en que los otros harán su parte, o si lo hacen y los demás no cumplen, cada uno se verá moviendo su propia roca. A esto se le conoce como “Re-inventar la rueda” o hacer y sufrir todos lo mismo, por no unirse para compartir experiencia y esfuerzo y disfrutar los beneficios.

Cuando las personas no consiguen establecer lazos sociales, los resultados nunca se logran. Las sociedades se estancan, sufren una lentitud y, eventualmente, se detienen por completo. Cuando esto sucede en un país, se le conoce como “Estado fallido”, donde los miembros de su sociedad son incapaces le lograr acuerdos y compromisos para alcanzar fines comunes.

Dependiendo del tipo de confianza y la voluntad que exista para hacer cumplir la legalidad en cualquier país, será así su resultado y su destino. Si en un país la gente no puede confiar una en el prójimo, su final es indudablemente trágico.

Entre las concisiones que provocan deterioro social se encuentran las siguientes:

  1. Falta de Educación
  2. Pobreza
  3. Inseguridad
  4. Indiferencia de la gente

El Núcleo Familiar

Hace poco tuve una pequeña charla con un amigo del trabajo. De alguna manera (no es raro de mi parte) la conversación se torno política y comenzamos a discutir los problemas que afectan a nuestro país. Su opinión era que pensaba irse del país cuando tuviera lo oportunidad. Al preguntarle por qué, me dio sus razones, que no difieren a las que me han dado en otras ocasiones: Inseguridad, pobreza, corrupción, etc.

Yo le platiqué que todo país tiene el gobierno que merece, y que en toda sociedad abunda el crimen que se tolera. Con esto quise decirle que nosotros mismos hacemos las circunstancias del país, y que nosotros mismos podemos arreglarlo al llegar a acuerdos. Entonces le pregunté “¿Cuál es el problema, en tu opinión?”. Mi amigo me dio una muy sabia respuesta al decirme: “Yo creo que el problema, y la solución, radican en la manera que se crían a los niños. La educación en casa es lo más importante, y los pequeñitos necesitan ser enseñados por los padres de manera digna”.

Yo no podría estar más de acuerdo. Una persona que ha sido instruida en la ley de causa y efecto piensa lo que hace dos veces antes de hacerlo. Una persona con educación, que se le ha instruido a acatar la ley y el estado de de derecho, así como el trabajo duro y la orientación moral sana, busca deliberadamente el bien y no el mal. A una persona se le debe enseñar valores, principios y moral. Pero pensé en qué es lo que tienen que suceder para que las familias sean así. Entonces le pedí que mirara al panorama de la familia mexicana común.

Si vemos a las familias mexicanas, nos toparemos con circunstancias que no favorecen el panorama antes descrito. Es decir, la razón por la cual el padre y madre promedio en México no está enseñándole a sus hijos lo que ellos necesitan aprender es porque ellos mismos no lo saben. Muy probablemente son padres jóvenes, en muchos casos menores de edad, que no tenían planes de embarazo. Tal vez, si es el caso promedio, la madre es una joven inexperta, soltera y sin el apoyo del padre. No saben criar hijos, ya que muy probablemente sus padres tampoco lo sabían muy bien (Cosa que explica la situación que se vive), y por lo tanto lo poco que aprendieron era a gritarle a sus hijos para que éstos hagan lo que se les manda. No tienen dinero para la educación, y viven muy humildemente día con día. Si le va bien a la joven conseguirá trabajo en alguna planta manufacturera con lo que conseguirá comprar alimento, pañales y pagar los víveres y la renta. Vivirá una vida difícil como consecuencia de las decisiones tomadas en su juventud.

El padre de familia promedio mexicano no tiene la vocación para hablarle a sus hijos cosas que se tachan como tabú, como el sexo y la protección, la muerte, la educación, el futuro, etc. Esta falta de información propicia que el pequeño crezca, durante sus años más importantes de su formación, con grandes lagunas de valores y principios. Esta historia se repetirá con sus propios hijos, ya que si el no recibe lo que debe aprender, no podrá entregárselo a sus descendientes.

Este círculo trágico que se vive en México facilita la desconfianza de las personas. La gente no está preparada ni tiene la educación humana necesaria para poder entablar lazos sociales esenciales para formar comunidades productivas y prometedoras. En otras palabras, “cada quien por su lado”. Esta descripción se conocerá como el Tejido Social Roto.

Conclusión

El tejido social consiste en la unión de personas para lograr objetivos en común. Sea de educación, protección, seguridad, religión, negocios o familiar. Las sociedades son la forma más lógica e inteligente de llegar a las metas que benefician al interés común. Para lograr obtener estos beneficios se necesitan sacrificar algunas cosas, que de otra forma también sería imposible tener simplemente porque el estado de derecho y legalidad que un grupo de personas forma es aquello precisamente lo que le permite al individuo tener lo que quiere en primer lugar.

El deterioro del tejido social se da cuando la confianza y la responsabilidad son ausentes en cualquier sociedad. Si la gente no puede confiar en su prójimo en que este podrá cumplir con los estatutos de sociedad, ésta se disuelve y se vuelve un martirio sobrellevar a la gente que la consolidaba; se vuelve difícil vivir en ella.

Parte del problema del deterioro en el tejido social es la falta de educación, lo cual, a su vez, encuentra sus raíces en el hecho de que los jóvenes hoy están participando en actos cada vez más riesgosos. Lo anterior aunado a que sus propios procreadores no tenían la experiencia para ser buenos padres, y de lo que aprenden le enseñan a sus hijos.

Advertisements

2 Responses to El Deterioro del Tejido Social

  1. Pingback: La Confianza « Mexico: Cambios

  2. instayll says:

    El socialismo y el comunismo son los sueños de personas con flojera de trabajar, para poder vivir de los logros de los demas. Se excusan bajo el “lema” de que entre todos pesa menos el muerto. Pero en muchas ocasiones no es un muerto el que el pueblo lleva, sino un dictador montado en su silla real, ladrando palabras socialistas, pero viviendo una vida feudal. El comunismo es igual a la pobreza de todos, no la riqueza de todos. Es mejor que algunos sean ricos, otros pocos pobres, pero todos en mejores condiciones, a que haya una pobreza general a lo largo de todo un pueblo. En un mundo capitalista, el que quiere vivir mejor puede lograrlo; trabajando y esforzandose. El que no quiere vivir mejor vive como lo hacen los pobres, que por algo estan donde estan. Pero en una sociedad socialista / comunista, la pobreza se extiende a todas las masas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: