Frágil y Fuerte

¿Recuerdas aquellos retratos que solían verse en las paredes de los complejos oficinales, con el fin de motivar a los trabajadores? Si algún día estuviste la oportunidad de estar en alguna oficina, o algún piso de producción de una gran corporación, recordarás aquellas imágenes con significado emocional diseñadas para provocar a la reflexión: “La fama se hace en un momento, pero el carácter se forja en toda una vida”.

Yo recuerdo una imagen en particular que es quizá una de las que más logró inspirar reflexión. Decía “Los copos de nieve son las cosas más delicadas de la naturaleza. Y aún así, unidas, mira lo que pueden lograr” mientras veías la imagen similar a la del encabezado de este artículo: un bosque de prominentes árboles todos cubiertos en nieve.

Este tipo de mensajes rara vez dicen objetivamente lo que quieren decir. Regularmente te presentan una idea con un significado implícito, que si eres lo bastante perceptivo puedes inferir sin problemas. La parte que motiva a la reflexión es precisamente esa: no es tanto el mensaje mismo, sino el hecho de implicar una idea, mientras que nuestro cerebro subconsciente lucha con toda su fuerza por buscar un significado. De esta manera, el significado que le asignamos, a pesar de ser externo, es aceptado como generado por nosotros mismos. De esa manera el mensaje se impregna.

El valor que aprendí aquel día, y que no se ha apartado de mí desde entonces, es el poder de la unión. Seguramente también escuchaste el ya trillado dicho “La unidad hace la fuerza, y la fuerza mueve montañas”. Aun que sea un cliché a estas alturas, no le resta verdad alguna. Aprendí que las organizaciones más fuertes del planeta lograron serlo precisamente por eso: por ser organizadas, por estar unidas y todos luchando con un mismo objetivo en mente.

Los logros más grandes del hombre jamás se alcanzaron solos. Incluso aquel solitario Thomas Edison no pudo haber inventado el foco sin la ayuda de sus amigos. Entonces vemos que es un dicho literal que cuando nos unimos, podemos mover montañas. Las masas unidas pueden lograr cualquier cosa que se propongan. Hemos puesto un hombre en la luna. Hemos conquistado todo el planeta cientos de veces, bajo el régimen de miles de líderes y dictadores distintos. Hemos conquistado la naturaleza, las grandes adversidades naturales. Hemos desafiado el espejismo del envejecimiento y quizá pronto podremos descubrir la verdadera fuente de la eterna juventud. Hemos sido dotados de inteligencia superior. Te aseguro que si un visitante del pasado nos viera el día de hoy, verdaderamente seríamos una raza alienígena para él.

Imagina lo que se podría lograr si el mismo empeño que ponen los hombres en grandes organizaciones multimillonarias y multiculturales para lograr capital se invirtiera en cualquier problema actual de la humanidad. La guerra, la enfermedad, las pestes, el hambre o el odio. Me parece que lo que hace falta es la motivación adecuada. Es por eso que en estas grandes compañías intentan motivar al trabajador hacia un solo objetivo.

Yo pregunto: ¿Qué no puede hacer la unidad? Y termino preguntando ¿Estamos usando nuestra fuerza para el objetivo correcto?

Advertisements