Así que se incrementó la nómina de los senadores; La dieta cuesta más

Año 2010. Nómina del congreso de la Unión: 3 Mil 50 Millones de pesos.

Año 2011. Nómina del congreso de la Unión: 3 Mil 317 Millones de pesos.

Diferencia: 267 Millones de pesos.

No crean que la crisis económica no les afecta a nuestros queridos servidores públicos, que trabajan arduamente dos veces por año en sesiones ordinarias, y hasta una tercer vez en una sesión extraordinaria; cada una que cuenta con alrededor de 2-3 meses. Por lo tanto, nuestros estimados Senadores, que le cuesta al erario público $29 millones de pesos anuales, terminan trabajando 6 meses por año.

No quisiera poner en tela de juicio la integridad de cada uno de nuestros estimados servidores, pero tomen en cuenta que ellos mismos son quienes deciden si se aumentan el salario o no. Piénsalo de esta manera: en la empresa en que trabajas, imagina que los empleados son los que deciden si ganan más o no. ¿No sería genial? En mi opinión, creo que ninguna empresa donde los empleados se asignan su propio salario puede ser rentable: llegaría a la quiebra en su primer mes.

Nuestros senadores aumentaron su salario solitos, y ni siquiera una cantidad módica, sino un 7.9%. Imagínate que no decides tú lo que quieres ganar, pero que por lo menos se te aumenta el salario 8% al año. Si ganas $10,000 mensuales, al año siguiente ganarías $10,800 mensuales. Pero no: el salario mínimo aumenta en proporción menor a la inflación. Es decir, el salario mínimo aumenta en promedio 3.5% mientras que la inflación es de alrededor de 4.5%. En otras palabras, aunque ganes más pesos, valen menos de lo que valían el año pasado.

¿Cómo es posible que en México, el empleado público gane tanto? Fíjate, tenemos 20 millones de personas en pobreza extrema en nuestro querido país. Esto es, que viven con menos de 1 dolar diarios, según la definición de la ONU. Nuestros legisladores se sientan largas y arduas horas al día para discutir formas de combatir la pobreza en México.

¿Quieres una solución rápida, de entre muchas que pueden existir? ¿Qué tal si cada uno de nuestros legisladores voluntariamente ceden 9 millones cada año de esa cantidad que cuestan? ¿Qué son 9 millones para alguien que cuesta 29 millones al año? ¿Una casa menos de verano en alguna playa exclusiva. Tal vez menos carros carísimos, o simplemente que compren su propia comida, y no que el Estado se lo pague.

¿Qué significan 9 millones de pesos anuales por senador, para los 20 millones de personas en pobreza extrema? Haz la cuenta. 1,462 empleados en la nómina de la Cámara de senadores, más 5,216 empleados de la nómina en la Cámara de Diputados (que ganan 18% más que los senadores) dan un total de más de 3 mil pesos para cada uno de estas personas en pobreza extrema, lo cual quiere decir que su situacion aumentaria instantaneamente el 200%. ¿Qué significan 3 mil pesos para cada una de estas personas? (Tomemos en cuenta que esta cantidad es por persona. Por lo tanto familias de 5 serían 15 mil pesos). Esto significa tal vez medicinas para los niños, mejor educación, agua potable, vivienda, etc.

Nuestros senadores no se ponen de acuerdo en muchas cosas, y ni se hable de los diputados. Pasan los meses y los años, si mucho se aprueban leyes que tal vez no se refuercen por la inequidad ciudadana. Pero cuando se habla del aumento a su propio salario, ninguno está en desacuerdo. Fíjense, incluso, en las sonrisas que tienen. Vaya, significa mejor compensación para nuestros pobres legisladores que trabajan tan duro para “Generar” acuerdos.

Ver nota original en el Periòdico Excelsior Aquì

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: