La Definición de la Demencia

Para mí, la demencia es hacer lo mismo una y otra vez esperando, en cada ocasión, resultados distintos” – Albert Einstein

Tengo que admitir que la primera vez que escuché este famoso dicho fue a través de un reverendo en una congregación evangélica. Él decía “Si siempre hacemos lo mismo, obtendremos los mismos resultados”. Una pequeña variación al ya bien conocido dicho de Albert Einstein, citado por primera vez en los años 50´s.

Me sorprende la cantidad de personas que ignoran esta definición, ya sea por no haber escuchado nunca esta cita de Einstein, o simplemente por no haber llegado ya a esta conclusión. Pero me sorprende aún más las personas que, buscando colgarse de la fama de otros, repiten este dicho una y otra vez, cayendo ellos mismos en la misma definición de lo que acaban de citar. En otras palabras, repiten esta frase célebre una y otra vez, esperando que los oyentes alcancen resultados distintos por el mero hecho de haberlo escuchado.

Sucedía cuando era niño. Papá repetía los mismos chistes, historias o consejos una y otra vez. Cada vez que lo hacía ponía el mismo enfoque y seriedad. No estoy seguro si algún día se detuvo a pensar que ya habíamos escuchado sus consejos y chistes varias veces, o si no le importaba. Lo que sí sé es que le brindaba más gracia a él decirlo que a nosotros escucharlo.

En la vida sucede lo mismo con muchas personas. Estoy seguro de que has conocido gente que repite el mismo consejo una y otra vez. Mi jefa es una de ellas. El año pasado escuchó esta frase célebre de Einstein. Le gustó tanto que hoy en día lo sigue repitiendo en cada junta que tenemos, no como recordatorio, sino como si fuese la primera vez. Existen personas que van por la vida haciendo lo mismo, diciendo lo mismo y pensando lo mismo, hasta que llega el día de partir. Su existencia no está marcada por grandes logros o avances o epifanías, sino por la rutinaria monotonía del diario vivir. Hoy escuchas un consejo de ellos, y años después, cuando vuelves a verlos y buscas nuevamente su consejo, te dicen exactamente lo mismo. Su mensaje no es fresco; no brinda nueva información ni agrega valor o enriquece tu existencia.

Pero hay otro tipo de personas que son como el buen vino; van aumentando y mejorando con el tiempo. Hoy los escuchas decir algo totalmente nuevo e innovador, y cuando vuelves por más, tienen un mensaje diferente, fresco, revitalizante, distinto, motivador y hasta retador. Albert Einstein era una de estas personas. Sus ideas y su mensaje eran tan radicales que a las personas en sus años les costó trabajo asimilarlo. De ahí el dicho “Está adelantado a su época”.

Pocas personas en este mundo tienen este tipo de mentalidad, y la verdad es que los más escasos de ellos siempre tienden a descubrir estas verdades nuevas y radicales a base de pura experiencia o pensamiento. En otras palabras, no disfrazan un mensaje de lo que han escuchado a otros, sino que de la experiencia que la vida les ha dado, ellos dan y comparten a través de consejos y dichos. Mi consejo es siempre aprender lo que más puedas de toda persona, pero sobretodo de aquellas que tienen un mensaje fresco, innovador, radical y hasta contra-cultural.

Te dejo el día de hoy con uno de mis dichos favoritos:

Aquellos que se atreven a fracasar miserablemente son los que alcanzan grandeza” – John F. Kennedy

Advertisements

Quien no Intenta no Fracasa… y tampoco gana

Sucede cada 7 ½ años. Los Judíos lo conocen como el “Daf Yomi Siyum HaShas”, un evento que reúne a miles (cientos de miles) de Judíos en lo que puede ser uno de los más conocidos eventos neo-clásicos de su cultura: el mérito de haber completado de estudiar el Talmud. El programa de estudio que comenzó en el año 1923, cuando el Rabino Meir Shapiro propuso el estudio de el Talmud en “Daf Yomi”, o “Una página por día”, hoy reúne a una “clase de graduación” de más de 120,000 estudiosos en lugares como el Madison Square Garden en NY, La Arena de Continental Airlines y el Centro Javits también en NY, así como el Salón de Conciertos de Walt Disney and Los Ángeles, además de otros lugares de renombre.

A pesar de que las personas se reúnen para celebrar que hayan terminado el plan de estudio, la realidad es que estos estudiosos celebran algo mucho más grande que una simple graduación. De hecho, es de costumbre verlos celebrar, cantar, orar, llorar, reír… en fin, echar la casa por la ventana. Uno no celebra una graduación así, y mucho menos con tal cantidad de personas reuniéndose en lugares selectos solo para ello.

El evento celebra en realidad un aspecto más abstracto e intangible de la cultura Judía. Mucho se ha dicho y especulado de lo que puede ser, y lo que distingue a este pueblo de las demás culturas, en cuanto a logros y a riquezas. Este aspecto es el común denominador que comparten todo (o la gran mayoría) Judío, y que ha logrado distinguirlos de entre otros pueblos: su perseverancia. Estudiar 7.5 años para lograr alcanzar una tradición, mientras que además muchos de ellos estudian, a la par, carreras universitarias, trabajan o tienen familias, negocios, etc., no es tarea sencilla. Es por ello que la celebración debe ser grande. De hecho se ha comentado, incluso (e irónicamente) por los enemigos del pueblo Judío.

Escribiendo en 1930, Alfred Rosemberg, el Ideólogo en Jefe, delegado nada más que por Hitler mismo, notó lo siguiente “El gran carácter del Judio, demostrado corporalmente en el Talmud y el Código Legal Judio…” y continúa a expresar su perseverancia.

La directriz escrita por el Supremo Oficial de Seguridad Alemana (Equivalente al Secretario de Seguridad Pública) indica con mayor claridad lo que se intenta transmitir, prohibía la inmigración Judía a Polonia puesto que “habría un influjo de Rabinos, maestros del Talmud, lo cual podrían alentar el Re-avivamiento Espiritual Judío”.

Mucho se ha dicho de los Judios, y mucho se seguirá diciendo. De todas formas, no hay manera de negar sus grandes logros y aportaciones. Uno de ellos es el hecho que el pueblo Judío aporta más científicos, empresarios, investigadores y multi-millonarios Per Capita que ningún otro pueblo en el mundo. En la gran mayoría de los países de occidente, las comunidades Judías se conocen como las más prosperas de las respectivas regiones.

Para todo aquel que quisiere conocer el secreto del éxito Judío, es este: su perseverancia. No está demás repetir aquel ya trillado dicho que todos conocemos y pocos implementamos: “El que persevera alcanza”. Puedes ser cualquier cosa o profesión en esta vida, más con perseverancia puedes llegar a ser el mejor. Este es un consejo sobre todo para aquellos que buscan alcanzar una meta en la vida; para los que se levantan por las mañanas con un propósito en mente, y se acuestan cada noche pensando “¿Qué tanto logré acercarme hoy?”. Si tú eres una persona asi, que termina lo que comienza y no da pie a la flojera, esto es para ti: El que persevera, alcanza.