El Poder del Enfoque

“Si sales a perseguir a dos conejos, ambos escaparan” – Dante Gebel Enfoque

Según el escritor Max Lucado en su libro “Como Jesús”, existe una historia de un hombre en el siglo 17 cuyo trabajo era cuidar el faro en una zona costera con muchos acantilados rocosos. El hombre recibía aceite para mantener la llama ardiendo solamente una vez al mes. La cantidad era justo la necesaria para durar el mes completo. Sin embargo, puesto que vivía a solo algunos minutos del poblado, el hombre recibía visitas periódicas de las personas que allí vivían.

En cierta ocasión una de las personas que lo visitaba le suplico un poco de aceite, puesto que tenía a su familia en casa y no tenía suficiente aceite para soportar el frio. En otra ocasión una anciana le suplico un poco de aceite para encender su estufa y poder alimentarse. En otra ocasión, durante una noche lluviosa, un hombre le pidió auxilio; necesitaba aceite para lubricar las ruedas de su carrosa, puesto que estaba atorada y no podía llegar a casa. “¿Quien se negaría a tan loables peticiones?” pensó aquel vigía. En su deseo por hacer el bien, cayó en lo que los Tibetanos conocen como “Compasión del Idiota”.

Llegado el fin del mes, el hombre no tuvo más aceite para el faro, causando que durante la noche muchos barcos se estrellaran y fue grande la ruina de ellos. El ser reprendido por sus superiores, el hombre explico sus causas nobles, a lo cual recibió una sola respuesta “Hiciste mal, pues el aceite se te dio con un propósito especifico: mantener la llama ardiendo”.

Cada uno de nosotros se nos ha dado una medida de recursos parecida:  Tenemos el mismo número de horas en el día, ciertas libertades innegables, y el privilegio de vivir en un país libre donde el esfuerzo y arduo trabajo son recompensados. ¿Por qué es, entonces, que hay mucha gente allá afuera que ha trabajado arduamente y luchado toda su vida, y no ha visto el fruto de su esfuerzo? Tal como lo hemos visto en esta historia, es necesario cuidar el aceite. El aceite puede ser tu tiempo, tu esfuerzo, tu dinero, tu trabajo, tu familia, tus estudios, etc.

El poder del enfoque es saber qué hacer con ese aceite. Tal vez en la vida te surjan muchas oportunidades, o pocas. Pero no hay ladrón peor, que robe mas tu capacidad de lograr algo grande, que la falta de enfoque. Tal vez te encuentres en un trabajo que no te agrada, y quieres un cambio. Tal vez crees que no naciste para lo que actualmente estás haciendo, pero no pierdas el enfoque. No desperdicies tu aceite en actos de “compasión idiota”. Enfoca tus recursos, lo poco o mucho que tengas, para lograr alcanzar tus metas.

Para saber más sobre El Poder del Enfoque, visita esta liga

http://www.favorday.com/site2012/?p=2278#.UtmZwrrnbIU

Advertisements