Quien no Intenta no Fracasa… y tampoco gana

Sucede cada 7 ½ años. Los Judíos lo conocen como el “Daf Yomi Siyum HaShas”, un evento que reúne a miles (cientos de miles) de Judíos en lo que puede ser uno de los más conocidos eventos neo-clásicos de su cultura: el mérito de haber completado de estudiar el Talmud. El programa de estudio que comenzó en el año 1923, cuando el Rabino Meir Shapiro propuso el estudio de el Talmud en “Daf Yomi”, o “Una página por día”, hoy reúne a una “clase de graduación” de más de 120,000 estudiosos en lugares como el Madison Square Garden en NY, La Arena de Continental Airlines y el Centro Javits también en NY, así como el Salón de Conciertos de Walt Disney and Los Ángeles, además de otros lugares de renombre.

A pesar de que las personas se reúnen para celebrar que hayan terminado el plan de estudio, la realidad es que estos estudiosos celebran algo mucho más grande que una simple graduación. De hecho, es de costumbre verlos celebrar, cantar, orar, llorar, reír… en fin, echar la casa por la ventana. Uno no celebra una graduación así, y mucho menos con tal cantidad de personas reuniéndose en lugares selectos solo para ello.

El evento celebra en realidad un aspecto más abstracto e intangible de la cultura Judía. Mucho se ha dicho y especulado de lo que puede ser, y lo que distingue a este pueblo de las demás culturas, en cuanto a logros y a riquezas. Este aspecto es el común denominador que comparten todo (o la gran mayoría) Judío, y que ha logrado distinguirlos de entre otros pueblos: su perseverancia. Estudiar 7.5 años para lograr alcanzar una tradición, mientras que además muchos de ellos estudian, a la par, carreras universitarias, trabajan o tienen familias, negocios, etc., no es tarea sencilla. Es por ello que la celebración debe ser grande. De hecho se ha comentado, incluso (e irónicamente) por los enemigos del pueblo Judío.

Escribiendo en 1930, Alfred Rosemberg, el Ideólogo en Jefe, delegado nada más que por Hitler mismo, notó lo siguiente “El gran carácter del Judio, demostrado corporalmente en el Talmud y el Código Legal Judio…” y continúa a expresar su perseverancia.

La directriz escrita por el Supremo Oficial de Seguridad Alemana (Equivalente al Secretario de Seguridad Pública) indica con mayor claridad lo que se intenta transmitir, prohibía la inmigración Judía a Polonia puesto que “habría un influjo de Rabinos, maestros del Talmud, lo cual podrían alentar el Re-avivamiento Espiritual Judío”.

Mucho se ha dicho de los Judios, y mucho se seguirá diciendo. De todas formas, no hay manera de negar sus grandes logros y aportaciones. Uno de ellos es el hecho que el pueblo Judío aporta más científicos, empresarios, investigadores y multi-millonarios Per Capita que ningún otro pueblo en el mundo. En la gran mayoría de los países de occidente, las comunidades Judías se conocen como las más prosperas de las respectivas regiones.

Para todo aquel que quisiere conocer el secreto del éxito Judío, es este: su perseverancia. No está demás repetir aquel ya trillado dicho que todos conocemos y pocos implementamos: “El que persevera alcanza”. Puedes ser cualquier cosa o profesión en esta vida, más con perseverancia puedes llegar a ser el mejor. Este es un consejo sobre todo para aquellos que buscan alcanzar una meta en la vida; para los que se levantan por las mañanas con un propósito en mente, y se acuestan cada noche pensando “¿Qué tanto logré acercarme hoy?”. Si tú eres una persona asi, que termina lo que comienza y no da pie a la flojera, esto es para ti: El que persevera, alcanza.

Advertisements

Los Resultados de la Educación

 

Hace algunos meses publiqué un artículo llamado “Superación a Través de la Educación”. En él expliqué y extendí una oferta profesional que la Secretaría de Educación Pública hizo conocida hace algunos años, bajo el nuevo concepto de Online Learning (Aprendizaje en Línea. También “E-Learning”). Esta oferta es para poder estudiar carreras a nivel superior (Universitarias) por Internet.

¡Las personas que respondieron el llamado y se unieron gracias a esa publicación fueron más de 980! Y un total nacional de más de 45,000 estudiantes, incluyéndome a mí. ¿Pueden imaginarse? Un México nuevo con 45 mil nuevos profesionistas para unirse a los distinguidos rangos de los vencedores, los campeones, ¡los ganadores! Los que no se dejan vencer por sus circunstancias. Gracias a este programa habrá 45 mil nuevos cerebros mexicanos con posibilidades ilimitadas. ¡Qué orgullo que la Página México: Cambios haya contribuido con casi mil de ese total!

El día de hoy aquellos valientes y yo cursamos el segundo semestre de nuestras respectivas carreras, que en mi caso particular es Creación y Administración de Empresas. Puedo decirte que fue una muy buena decisión. A pesar de que ha sido difícil, las ventajas que ofrece son mucho mayores.

– Es en línea, no hay que asistir a ningún plantel educativo.
– Es Abierto, por lo tanto voy a mi propio ritmo
– Es competente, lo cual quiere decir que lo que estoy aprendiendo es de verdadera calidad educativa.
– ¡Es totalmente gratis!

El día de hoy tomo este tiempo para volver a extender la invitación. Si te interesa saber más del programa y cómo funciona, visita mi entrada anterior (Link arriba) y entérate. La convocatoria para la nueva generación está a punto de hacerse pública. Invierte en tu futuro y supérate, comenzando hoy.

Altruismo

(Del francés antiguo “altrui” = “de los otros”) se entiende como: “Comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa de una reducción de las propias”.

Éste tipo de comportamiento es exactamente lo contrario al egoísmo: Buscar solamente lo que uno quiere. El más claro ejemplo del altruismo lo vemos en la increíble historia de Jesús: aquel hombre que proclamó ser Dios, y que dio su vida a cambio de la vida del hombre carnal.

Hoy seguimos viendo su ejemplo en las vidas de muchas personas que siguen el camino de Jesús. Personas como la familia Amavizca, que tienen su vista y misión puesta en Asia. Hacen todo lo que está a su disposición; invierten dinero, tiempo y esfuerzo; sacrifican tiempo con la familia, los amigos, los pasatiempos, y otras cosas que la mayoría de nosotros no estamos dispuestos a hacer; arriesgan sus vidas en lugares y países donde no son bienvenidos. Todo por un llamado superior que tienen en sus corazones, y el deseo de ayudar al prójimo, ver vidas transformadas y países completos cambiados.

Familia Amavizca

No necesariamente tienes que creer en Dios para ser altruista, ni tener un llamado tan noble. Basta con buscar el beneficio de tu hermano por encima incluso del tuyo mismo, para que seas una persona altruista. El altruismo es parte de la cultura de cambios, y es algo que todos necesitamos aprender y practicar.

Si deseas saber más acerca de la familia Amavizca, visita su sitio web aquí.

La experiencia ayuda a forjar el futuro

Se levantó Enrique muy temprano. Su tarea del día era muy clara: cuidar las numerosas ovejas de su padre. El joven pastor estaba determinado a hacer un buen trabajo. Cuando los jornaleros de su padre lo dejaron en el campo, le dijeron “Si ves un lobo por aquí intentando llevarse las ovejas, no te arriesgues: grita “¡Lobo!” y de inmediato vendremos a ayudarte”. Enrique asentó y se dispuso a cuidar del rebaño.

Un par de horas más tarde, el joven ve a la distancia un león que se acercaba. Inmediatamente gritó “¡Ayúdenme, un león!”. Después de varios gritos sin respuesta, el joven prefirió quedarse callado para no atraer la atención del animal. Éste se llevó varias ovejas para alimentarse.

Después del incidente, el joven permaneció varias horas en shock, pensando. Al llegar la tarde, también llegaron los jornaleros de su padre. Enrique les preguntó muy enojado “¿Por qué no vinieron cuando les grité que venía un león? ¡Se llevó dos ovejas!”. Los jornaleros, sin creerle, le dijeron “No hay leones en ésta región del país. Haz tu trabajo y deja de molestar sin necesidad”.

La gente está dispuesta a creer solamente lo que su experiencia les dicta. Estos jornaleros decidieron no creerle a Enrique porque su experiencia en la vida les había dicho que no existen los leones en esa región.

Hoy día sucede algo parecido. La gente vive en mentalidades secuestradas por su pasado. Muy probablemente el mismo patrón que sucedió con los padres de familia es lo que les sucede a los hijos, y quizá será el “destino” de sus nietos. En México la gente está acostumbrada, por su experiencia, a vivir una vida menos que ideal. No pueden creer que con mucho esfuerzo y trabajo puedan superarse.

En algunas ocasiones veo comerciales de la tele (Cuando tengo tiempo) y me doy cuenta de lo que la gente piensa que es una vida mejor. Por ejemplo, una tienda muy famosa llamada Elektra pone a algunas personas saliendo de “apuros” al solicitar un crédito ocasional, o comprando un artículo que, según dan a aparentar, pocos piensan que ellos pueden tener. Es decir, presentan una familia promedio en México, comprando un televisor de plasma. La implicación es que uno también puede tener una “Vida mejor” y pretenden decir que con el simple hecho de comprar una televisión estás alcanzando una vida mejor.

Me sorprende lo limitado que es la visión de estas personas. Concientemente se rehúsan a creer que México puede estar limpio, ordenado, libre de criminales, gobernantes corruptos y enfermedades extrañas, con alimento, agua y ropa para todos. Me sorprende que se nieguen a soñar con un México donde la gente puede dejar sus autos sin candando, o vivir sin rejas en las ventanas y puertas. Me sorprende las palabras de algunos al darse cuenta de lo que es el problema pero no hacer cosa alguna para solucionarlo.

Yo me niego a seguir esa corriente. Yo decido creer hoy que México puede ser todo lo que mi imaginación puede concebir: una potencia mundial, lleno de riquezas de todos tipos, morales y físicas. Yo decido creer que los mexicanos pueden ser un pueblo culto, recto, preparado, estudiado, con modales, con honradez de corazón, con honestidad, bien hablados, bien vestidos y bien presentables. Yo quiero creer y saber que en México los valores se respetan, las calles se limpian, las cosas se hacen bien desde la primera vez y cada vez. Quiero creer que en México los servicios son de la más alta calidad, con los profesionales de la mejor preparación, sin compadrazgos. Hoy yo decido soñar que puede existir un país de equidad, donde los ricos son muy ricos, y no hay pobres. Un país innovador, visionario, trabajador, luchador, emprendedor, líder, detallista, perfeccionista en todo lo que hace.

Aunque mi experiencia es la misma que la tuya, un país quasi-derrotado, con personas que se dan por vencidas, mi imaginación me dice que podemos llegar a ser todo lo contrario.

La Confianza

¿Te acuerdas de aquel villano malvado que marcó nuestra niñez y parte de nuestras vidas con su pesada y robótica respiración? Así es, Darth Vader (Lord Vader), aquel personaje de la famosa película “La Guerra de las Galaxias” que logró infundir un profundo temor y respeto en las personas, utilizando muy pocas palabras.

Aquella mascara oscura, la presencia y porte del traje, esa respiración artificial, y sobretodo, la orquestal música de marcha estilo Adolfo Hitler que se escuchaba cada vez que entraba en escena: era algo de otra galaxia. Hasta el día de hoy, Darth Vader se ha posicionado entre loas más emblemáticos personajes jamás creados, pasando automáticamente a la historia contemporanea de los Estados Unidos como un ícono Americano.

El traje es portado por David Prowse, un ex-Culturista Británico que pocos recuerdan. Lo que las personas más recuerdan de éste personaje es su voz, la cual hizo famoso al ahora actor de escenario James Earl Jones.

Jones goza de una de los más altos prestigios que un hombre puede tener a los ojos de los demás; confianza. La revista Forbes en su edición electrónica publicó una lista de las 10 celebridades que más confianza inspiran en sus televidentes en los Estados Unidos. Jones destaca como número uno en la lista, seguido por Tom Hanks, Michael J. Fox, Mike Rowe, Morgan Freeman, Sally Field, Ron Howard, Will Smith, Bill Cosby y Denzel Washington. (Ver mas)

La confianza y sentido de familiaridad que estas personas provocan en la gran masa del público Americano significa mucho más de lo que crees. Para algunos de ellos, como Jones, esto significa cobrar millones de dólares por año para prestar su voz a la cadena de noticias CNN. Para Tom Hanks, significa ofrecer su presencia en películas, comerciales, documentales y demás publicidad para el Gobierno Estadounidense, que ha perdido más de la confianza del público de lo que quisiera.

Son personas que han trabajado y se han esforzado por tener una reputación. Son gente que sabe que las relaciones con los demás son lo único que construye grandes proyectos. Son pioneros en lo que hacen, y lo hacen bien. Su trabajo y su historia hablan bien de ellos.

La confianza en el público que el golfista Tiger Woods generaba antes de su famoso escándalo sexual fue tal que las compañías le arrojaban dinero a montones por un poco de su fama y notoriedad. En un mundo tan competido donde todos quieren resaltar, las compañías necesitan de la imagen y confianza que estas estrellas proyectan para salir del anonimato. Cuando ésta confianza del público fue traicionada por Woods y su creciente lista de supuestas amantes, dos profesores de economía de la Universidad de California en Davis han sugerido que las pérdidas totales que las compañías invirtieron en mercadotecnia ascendido hasta los 12 mil millones de dólares después de la saga de Woods. Este es el verdadero valor de la confianza y lo mortalmente serio que resulta traicionarla.

¿Cuál es tú nivel de confianza que inspiras en la gente? ¿Eres una persona digna de confianza? En el artículo titulado “El deterioro del tejido social” (uno de los más largos que he escrito) tuve la oportunidad de distender en el tema de la tela, o el tejido, que forma nuestra sociedad. Quise explicar con lujo de detalle los beneficios que existen en toda sociedad si cada miembro de ésta toma su papel, responsabilidad y función adecuadamente.

Dentro de los conceptos que tomé en cuenta como los más importantes fueron la confianza y la responsabilidad. La responsabilidad (como el nombre indica: “Responsable” o aquel que responde) es el concepto de hacer lo que uno debe hacer, cuando lo debe hacer y como lo debe hacer. Sin embargo, la confianza es el sentido que una persona tiene cuando quiere delegar responsabilidad a otra. Es decir, una persona puede ser responsable, pero si otra persona no confía en ella, no pueden establecer lazos sociales de valor; uno debe hacer lo que tienen que hacer, pero también debe hacerlo de tal forma que los demás sepan que es responsable.

El concepto de confianza es algo que hace falta entre los actores políticos de un país. La mayoría ya son conocidos por el pueblo como gente sin honor que dice todo lo que sea necesario siempre y cuando logren su objetivo.

El Caso de la seguridad

En mi comunidad yo tengo una responsabilidad muy particular y que disfruto mucho: soy la persona responsable de la seguridad. Como líder comunitario, parte de mi responsabilidad es vigilar y monitorear las actividades, hábitos y acciones de los guardias de seguridad. Comunicarme con ellos y exigir cuentas.

Recientemente, con el aumento de la violencia en Juárez, como comunidad nos hemos visto en la necesidad de exigirles a nuestros guardias mayor destreza al hacer su trabajo. Desafortunadamente hemos visto muchas fallas en éste aspecto, de tal manera que hemos recurrido a hablar con el dueño de la compañía. No fue hasta hablar con él que pude ver claramente la forma de concretar un concepto que había estado rondando mi mente por algunos meses pero que no conseguía materializar.

Vi en el dueño un patrón de conducta y hábitos que también había visto en los guardias. Al pensarlo detenidamente más tarde, me percaté que es un patrón de conducta que he visto en mis jefes en el trabajo, en los maestros en la escuela y en la policía. Lo he visto en miembros de mi familia, compañeros de trabajo y, sobretodo, lo he visto en la política. Este patrón yo le denominé Comportamiento basado en acciones, no en resultados.

Seguramente haz visto algún político que dice, en conferencia de prensa, todo lo que va a hacer cuando sea elegido. Seguramente habrás también notado que no ofrece resultados, sino acciones. Los disfraza de resultados, pero no se compromete con éstos, sino con las acciones que va a tomar. Esto es algo claro y común que he visto antes, y que confirmé al hablar con el dueño de la compañía de seguridad. Él me decía todas las acciones que tomaría para poder mejorar el servicio, pero en ningún momento se comprometió con resultados.

Lo he visto en los políticos. Al cumplir el plazo de sus términos, entregan un informe de las acciones que tomaron, pero no de los resultados logrados. Finalmente me di cuenta de ésta persona, que lo que estaba tratando de hacer es aumentar mi nivel de confianza en el, siendo que no contaba con ella. Lo quería hacer sin comprometerse a un cambio. Me decía de cómo le exigiría a su personal que aumentaran la calidad, etc. Pero en ningún momento ofreció soluciones.

Las personas de éxito se enfocan en resultados, no en acciones. Al darme cuenta de esto con el jefe de los guardias, le comenté que él debía hacer lo que fuese necesario, pero que me asegurara un verdadero cambio. La lógica de ofrecer acciones en lugar de resultados es simple: Yo prometo hacer algo. Si éste algo funciona, qué bueno. Si no funciona, por lo menos hice lo que prometí. Es parte de la falta de confianza: confianza en que uno puede lograr hacer las cosas y que éstas pueden ser resultados verdaderos.

Este es solo un pequeño ejemplo de un gran problema que necesitamos corregir: el incumplimiento. A la larga, el incumplimiento ha causado una falta de confianza de las personas. La gente no confía en que haya personas capaces de dar resultados, lejos de simplemente proponer y prometer acciones.

Esto lo he visto muy a menudo con mi mecánico: constantemente me dice de que lo le va a hacer a mi auto (o lo que ya le hizo). Pueden ser cientos de cosas, pero si mi auto sigue sin funcionar, yo no estoy contento con el servicio. Quiero que pongamos esto en perspectiva: imagínate que vas al médico porque tienes un dolor muy fuerte en alguna parte de tu cuerpo. Al examinarte, el médico te dice “Vamos a operarlo de la columna para hacerla una fusión espinal, ya que tienen discos dañados….”. Después de la operación, y de la recuperación y la enorme cuenta de honorarios a pagar, te das cuenta de que sigues teniendo el mismo dolor. Regresas con el médico y te dice “bueno, yo le hice lo que dije que haría: le operé la columna y fusioné sus vértebras. Si quiere que le quite el dolor, tendrá que ir a la farmacia para que le del algo contra el estreñimiento”. Es decir, en teoría el médico nunca dijo que le quitaría el dolor. Solo le dijo lo que haría. Usted pagó la cuenta y se quedó con el dolor.

Claramente éste médico no goza de prestigio, ya que se ha dejado llevar por el gusto por el dinero, y dejado a un lado la confianza de sus pacientes. Cuida de la confianza que inspiras en las personas, y no la traiciones. Recuerda que lejos de sacar un beneficio de otros, te vas cerrando puertas. Las relaciones interpersonales son de las cosas más importantes en la vida, ya que muy difícilmente lograrás lo que quieres lograr sólo. Para poder cultivar relaciones interpersonales sanas, es necesario que exista la confianza mutua. Debes cultivar y cuidar de ésta confianza. Debes ser una persona de fiar.

Don Julian

Grandes Historias de Exito en Mexico

Podrás odiar a éste hombre por las razones que tú quieras. Tal vez no te gusta la calidad del servicio que da su compañía Telmex, o los precios con los que opera. O tal vez podrás amarlo, por sus muchas contribuciones en tema de caridad, por su visión, su solidez o su ingenio. Pero una cosa no se puede dejar de hacer: admirarlo.

Carlos Slim Helú es el hombre más rico de México, el tercero más rico del mundo y uno de los más poderosos. Recientemente se aferró en querer poseer una parte de la revista TIME, entre sus múltiples empresas donde figuran grandes y reconocidas marcas como Best Buy. Su visión y ejemplo de superación tienen pocas historias comparables.

Pero el verdadero logro no comenzó con él. Si bien él lo ha aumentando y lo ha perfeccionado, el logro comenzó con su padre, Julián Slim Haddad. Mucho se ha escrito de Carlos. Su foto se encuentra junto a la de grandes personalidades como el mismo Presidente Felipe Calderon, el ex-Presidente Bill Clinton. Su historia se ha publicado en miles de revistas, y su rostro a aparecido en miles de portadas. Ha estado consecutivamente en dos de las listas mas importantes de personas poderosas en el mundo: Forbes 100 y Time 100. Uno puede excusar a Carlos Slim por tener tan grande riqueza, ya que nació en cuna de oro, plata o cualquier otro material que te guste agregar. Sin embargo, su padre, Julián, no tuvo tal suerte. Julián fue, y sigue siendo, un ejemplo de superación y de autosuficiencia, en tiempos aun más peligrosos que los que vivimos hoy, en un país aun mucho más pobre y proveniente de un transfondo aun mucho más turbulento que el mexicano común. ¿Qué es lo que hizo que lograra tal hazaña? En mi opinión, valor, determinación, y sobretodo la apreciación de las cosas con la que contaba, lejos de quejarse de lo que no tenía. Slim estaba en desventaja con cualquier otra persona, incluso el mexicano mas humilde.

En 1902 totalmente solo, con 14 años de edad, sin hablar español y procedente de Líbano llegó a México Julián Slim Haddad. Esto es ya de por sí un comienzo mucho más difícil del que el mexicano común tiene al nacer. Slim Haddad llegó a México huyendo del yugo del imperio otomano, que en aquel entonces obligaba a los jóvenes a incorporarse a su ejército, por lo cual las madres exiliaban a sus hijos antes de que cumplieran los quince años.

Así, pues, llegó Don Julián, joven, enérgico y lleno de entusiasmo e ideas, después de desembarcar en Veracruz y partir a Tampico, Tamaulipas, con la convicción de salir adelante junto con el país que los había recibido. Era obvio que proviniendo de un país en conflicto y de bajo perfil, Julián apreciara lo que los mexicanos no hacían en su propio patio.

En Tampico se encontraban cuatro hermanos de don Julián que ya se habían establecido en la ciudad. Más tarde los hermanos Slim, cambiaron su lugar de residencia a la Ciudad de México y en 1904 Julián Slim, junto con su hermano José (trece años mayor que él) forman la sociedad mercantil llamada La Estrella de Oriente, bautizada así en honor a su lugar de origen. Se asociaron con un capital de 25,800 pesos, aportando el 50 por ciento cada uno de ellos. En mayo de 1914 y en plena Revolución Mexicana, Don Julián, con 26 años de edad, le compró a su hermano José el otro cincuenta por ciento por la cantidad de 30 mil pesos.

La Estrella de Oriente era una importante mercería ubicada en la Calle de Capuchinas (hoy Venustiano Carranza), que con el paso de los años y dada la enorme dedicación al trabajo de Don Julián así como su gran talento empresarial, para el 21 de enero de 1921, apenas diez años después de fundada la empresa, ya tenía mercancía por un valor superior a los 100,000 dólares, así mismo, para esas fechas, Don Julián ya había adquirido más de once propiedades en la zona, la cual era de las más comerciales, activas e importantes del centro de la Ciudad y por ende del país. El valor actual de la tienda sería superior a los 7 millones de dólares y el de las propiedades, alrededor de 28 millones de dólares.

¿No habrían, acaso, los mexicanos hacer algo así? Yo creo que sí. ¿Por qué no lo hicieron? Para el año de 1922, Don Julián contaba ya con un capital de $1,012,258 pesos entre propiedades, comercios y acciones diversas.

Gracias a su inteligencia y tenacidad en el trabajo, Don Julián Slim Haddad se convertiría en un prominente empresario y padre de familia ejemplar, que supo inculcar en sus hijos, tanto los valores morales, como la dedicación y conocimiento para el trabajo.
Las razones del éxito comercial de Don Julián Slim Haddad fueron simples: vocación, talento y trabajo. Don Julián se anticipó al pensamiento empresarial de su época, ya que tuvo un dominio profundo de la actividad comercial y ya en los años veinte hablaba de que el comercio eficiente era el que vendía grandes volúmenes, con márgenes reducidos y con facilidades de pago, factores que rigen a los grandes almacenes de descuento en la actualidad.

Carlos Slim Helú, nace el 28 de enero de 1940 en la ciudad de México, donde aprendió a muy temprana edad el valor de la familia como prioridad en la vida. También desde muy niño, recibió sus primeras enseñanzas empresariales, ya que Don Julián les daba a cada uno de sus hijos una libreta de ahorros junto con su habitual “domingo” y semana a semana, a fin de que administraran sus ingresos y egresos, la revisaban con él, veían sus gastos, compras y movimientos, así es como siguiendo esta regla, los hijos de Don Julián llevaban sus propios balances personales e iban viendo como se desarrollaba su propio patrimonio. A partir de entonces para el pequeño Carlos la inversión y el ahorro se volvió parte de su vida, siendo esto para él su primer aprendizaje empresarial, mismo que pronto pondría en marcha al abrir su primera chequera y comprar acciones del Banco Nacional de México con tan sólo 12 años de edad.

La riqueza, de todo tipo, tanto material como espiritual, no tiene una gran formula o secreto poco conocido y reservado para algunos. El trabajo duro, la prudencia y las ganas de superarse son más factores que el talento, el ingenio o el carisma. Estos últimos, a pesar de que son muy útiles al poseerlos, ni son necesarios ni suficientes. Determina hoy lo que quieres ser, y levántate cada día pensando en ello, buscando llegar a serlo. Acuéstate cada noche sabiendo que diste un paso adelante en tu meta. Ten en cuenta las palabras del famoso comunicador Dante Gebel: “No pueden quebrar mi voluntad; no pueden destruir mi determinación. Satanás debe elegir: o tiene un predicador o una espina clavada en el talón, pero no se puede deshacer de mi”. Con ésta actitud, todo es posible.

Fuente: Biografía de Carlos Slim Helú.

NOTA: Esta entrada incluye  comentarios del autor.

Liderazgo Emergente

Paul Kagame: Un Ejemplo de Cambio

“El Presidente de Rwanda, Paul Kagame, es el rostro del emergente liderazgo africano. Su estrategia para la reconciliación, modelo de manejo y el apoyo que ofrece a las mueres en cargos de liderazgo, aunado a su insistencia en la autosuficiencia de su pueblo, estan transformando un Estado Fallido en uno con un futuro brillante.

Kagame, 51, es uno de los pocos líderes que han servido de modelo en la transición de soldado a político. Durante el famoso Genocido de Rwanda, en 1994, el mundo contempló con horror el suceso, pero no hizo nada al respecto. Kagame es el responsable de acabar con ésta tragedia. Después del genocidio, la nación se encontró en ruinas. Kagáme, junto a otros de su equipo, comenzaron el lentro proceso de la reconstrucción. Ese proceso cambió su lentitud por una aguda rapidez cuando Kagáme fue electo Presidente en el 2000. Comenzó una serie de reformas y estrategias de reconciliación que han llamado la atención de inversionistas alrededor del mundo.

Su estilo de liderazgo tiene numerosas características poco comunes. Una de ellas es su voluntad para escuchar y aprender de sus oponentes. Cuando el reportero Stephen Kinzer escribía la biografía de Kagame, el Presidente le dio una lista de sus más grandes críticos y sugirió que Kinzer hablara con ellos. Su meta era que el escritor descubriera quien el Presidente realmente es, hablando con sus críticos. Solo un líder humilde y confiado haría eso.

Kagame tiene una política de cero-tolerancia a la corrupción en su país. Rwanda es uno de los pocos países del mundo donde rara vez (si no es que nunca) se pide o insinúa un soborno. Cualquier empleado público es humillado públicamente cuando se sorprende en el más minimo acto de corrupción, y es el pueblo quien decide su suerte”

Por Rick Warren, pastor de la Iglesia Saddleback en California.