Presunto Culpable

“La Película que todo México tiene que ver” 

Este es el subtitulo de un nuevo documental creado por Cinépolis Distribución titulado “Presunto Culpable” en donde se describe el caso de José Antonio Zúñiga, un presunto culpable de homicidio calificado en la ciudad de México. 

La trama de la película se centra en este hombre, cuyo caso es real y palpable, y sucedió en México, como todos los días sucede. Los testigos dicen que lo vieron en otra parte cuando ocurrió el homicidio. Pero el sistema de Justicia Penal mexicano lo declaro culpable. 

Lo interesante es que después de dos intentos de censurar y prevenir la exhibición de este documental, finalmente la juez Decimosegunda de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal logro retirar de las salas de exhibición este poderoso proyecto. 

Según el Diario “Nacional” (Ver historia aquí), La procuraduría capitalina designó a un grupo especial para localizar y detener a otras personas que podrían estar relacionadas con el homicidio que se describe en el documental. Esto solo demuestra la impunidad y corrupción que se vive en México. 

Según el tráiler del documental, en México “no basta ser inocente para ser libre”. En cualquier momento uno puede ser víctima de un caso parecido. Nuestro sistema penal no nos defiende, sino que busca conseguir culpables de entre la población. Este documental puede abrir los ojos de muchos y, tal vez, hasta generar unidad social en contra de un sistema corrupto, patrocinado por el ciudadano común sin ni siquiera saberlo. Este documental grita a viva voz lo que ya todos sabíamos en el silencio: nuestro sistema penal debe cambiar. 

“…desde que me agarraron, yo no tengo idea ni de mis derechos, ni de lo que hice, ¡ni idea de nada! Me dicen “tú fuiste” y ya”. Son las palabras de desesperación e impotencia de un solo hombre en contra de todo un sistema que está a favor del culpable y en contra del inocente. 

Para ver el tráiler del documental, da clic aquí.

Advertisements

Liderazgo Emergente

Paul Kagame: Un Ejemplo de Cambio

“El Presidente de Rwanda, Paul Kagame, es el rostro del emergente liderazgo africano. Su estrategia para la reconciliación, modelo de manejo y el apoyo que ofrece a las mueres en cargos de liderazgo, aunado a su insistencia en la autosuficiencia de su pueblo, estan transformando un Estado Fallido en uno con un futuro brillante.

Kagame, 51, es uno de los pocos líderes que han servido de modelo en la transición de soldado a político. Durante el famoso Genocido de Rwanda, en 1994, el mundo contempló con horror el suceso, pero no hizo nada al respecto. Kagame es el responsable de acabar con ésta tragedia. Después del genocidio, la nación se encontró en ruinas. Kagáme, junto a otros de su equipo, comenzaron el lentro proceso de la reconstrucción. Ese proceso cambió su lentitud por una aguda rapidez cuando Kagáme fue electo Presidente en el 2000. Comenzó una serie de reformas y estrategias de reconciliación que han llamado la atención de inversionistas alrededor del mundo.

Su estilo de liderazgo tiene numerosas características poco comunes. Una de ellas es su voluntad para escuchar y aprender de sus oponentes. Cuando el reportero Stephen Kinzer escribía la biografía de Kagame, el Presidente le dio una lista de sus más grandes críticos y sugirió que Kinzer hablara con ellos. Su meta era que el escritor descubriera quien el Presidente realmente es, hablando con sus críticos. Solo un líder humilde y confiado haría eso.

Kagame tiene una política de cero-tolerancia a la corrupción en su país. Rwanda es uno de los pocos países del mundo donde rara vez (si no es que nunca) se pide o insinúa un soborno. Cualquier empleado público es humillado públicamente cuando se sorprende en el más minimo acto de corrupción, y es el pueblo quien decide su suerte”

Por Rick Warren, pastor de la Iglesia Saddleback en California.

¿A quién es más conveniente robar?

¿A quién es más conveniente robar? ¿A los ricos o a los pobres?

Seguramente me dirás que no es bueno robar, pero los gobiernos lo hacen. Así que yo pregunto, ¿qué tanto “jugo” le puede sacar un gobierno corrupto a un país pobre? ¿No sería mejor prosperar al pueblo, educarlo, permitirle trabajar y florecer, para que el “botín” convenga más?

Éste es el caso de los países que, a pesar de tener una mayor cantidad de corrupción que en México, los gobernantes permite que sus pueblos prosperen. No solo eso, sino que los impulsan y apoyan para que sean mejores. A pesar de que es casi un crimen desear que nos extorsionen y exploten “aunque sea un poquito”, mi pensar es que es poco realista esperar que un gobierno sea completamente transparente. En mi parecer, como dice el dicho “De los males el menor”. Le sería mucho más conveniente al pueblo y al gobierno si los mexicanos nos encontráramos en mejores condiciones.

Durante 70 años los gobernantes intentando de manera decidida mantener al pueblo mexicano hundido en la ignorancia. Durante décadas los niños y las familias más pobres de México, que representaban la clase trabajadora (el 95% de la población), se mantuvo con una dicótoma diferencia de preparación y educación, característica de los gobiernos que intentan deliberadamente mantener a su pueblo pobre, ignorante y poco preparado. ¿Por qué? Porque es más fácil robarle a aquellos que no tienen la preparación para defenderse.

Pero yo pregunto. Independientemente del hecho de que es algo malo robarle a alguien, ¿Por qué los gobernantes mexicanos no permiten que México prospere? Es decir, pensándolo lógicamente, es mejor robarle un poco a mucha gente con mucho dinero, que robarle mucho a poca gente con nada de dinero. Dejemos a un lado las emociones por un momento y preguntémonos ¿Cuánto le pueden “Sacar” a una persona pobre? ¿Qué no sería mejor quitarle poco de manera legal a mucha gente que no sienta el “golpe”?

En México hay 40 millones de personas que no reporta impuestos y que trabajan de manera informal. El fisco recarga su mano en el resto de la población. Ahora, si lo pensamos detenidamente, si intentamos quitarles su manera de vivir a estas 40 millones de personas, tendríamos que lidiar con 40 millones de desempleados que por el momento, impuestos o no, no tenemos que lidiar, ya que se “cuidan solos”. En este sentido, no se puede hacer mucho, ya que es una delicada economía que depende de sus actividades informales para sobrevivir. Y sin embargo, el otro lado de la moneda es que el fisco recarga mucho la mano en los que sí pagan impuestos. De ésta manera, algunos pagan mucho por beneficios que se aplican a todos.

Es mi opinión que sería más inteligente “Legalizar” a éstas personas, cobrarles un impuesto muy pequeño y reducir a la mitad el impuesto que el resto del país paga. Seria una redistribución del impuesto tributario. De ésta manera se consiguen dos beneficios: 1. Que el empleo informal ahora sería formal hasta cierto aspecto, por lo menos suficiente para ser controlado, y 2. Que los contribuyentes actuales pagarían la mitad de lo que pagan en impuestos, y sin embargo el gobierno no resentirían tanto el “golpe”.

En el mismo sentido, el valor de cada ciudadano en México, Per Capita (El dinero que le corresponde a cada persona) es menor a los 12 mil pesos. Es decir, a cada mexicano nos toca 12 mil pesos; hombres, mujeres, niños y niñas, de todos los rincones de México. Los que roban el dinero pueden extraer cierta cantidad de este ingreso; digamos mil pesos. Un “amo” tonto tendría reprimido a su esclavo, pero uno inteligente le permitiría florecer, puesto que la cantidad que se puede extraer de el sería mayor.

Si cada persona en México duplicara su valor neto, cosa que no es muy difícil de hacer, habrían 112 millones de personas con un valor de 25 mil pesos cada una. Si a cada una se le quita 2 mil pesos, eso deja a un gobierno dos veces más rico mientras que al mismo tiempo el ciudadano tiene dos veces la solvencia económica que tenía antes. Es simple cuestión de lógica.

¿Conoces la Reforma Política propuesta por el presidente?

En breve (y en teoría), la reforma política pretende darle más poder al ciudadano para decidir qué se debe hacer y quién lo debe efectuar en el gobierno de nuestro país. ¿Por qué son importantes? Porque la ley y los gobernantes son quienes nos rigen. Esto nos afecta a todos, nuestros bolsillos y nuestras libertades. Si tú no estás de acuerdo con algo, o tienes una mejor idea, es mejor que lo digas y se lo hagas saber a quien debe saberlo.

Hay maneras de participar. Lo que falta es que el ciudadano se involucre y tenga las ganas de participar. Elimina la apatía y participa, pues son leyes que te van a regir a ti también.

La Reforma en Breve

Elección Consecutiva: Con tu voto podrás volver a elegir a aquellos funcionarios que mejor te representen. Los ciudadanos deben recuperar su derecho a aprobar el desempeño de sus gobernantes o a rechazarlo en las urnas. Si tu presidente municipal no te responde, no tiene por qué volver a gobernarte; pero si ha trabajado bien, podrás votar para que siga en su cargo. Los programas y acciones exitosas no tienen por qué cambiar cada 3 años. En tu localidad, ¿los proyectos se quedan a la mitad o se abandonan cada vez que llega un nuevo gobierno?

Reducción del Congreso: México necesita un Congreso que llegue a acuerdos de manera más eficiente, donde se mantengan espacios para la representación de minorías. En el Senado, los ciudadanos decidirán directamente no sólo el partido que los va a representar sino el nombre del Senador que llevará la voz de su estado a la tribuna.

Aumentar el umbral de votos necesarios: Para recuperar la confianza de los ciudadanos, los partidos políticos deberán tener una plataforma clara y representar de verdad a una parte de la sociedad. Tres de los siete partidos que actualmente están representados en el Congreso obtuvieron menos votos que la suma de los votos nulos y por candidatos no registrados en las pasadas elecciones. Es necesario asegurar que las organizaciones políticas tengan viabilidad y sean representativas de amplios sectores de la sociedad. Hay que evitar que grupos con poca representatividad reciban dinero público.

Iniciativa Ciudadana: Tú conoces muy bien los problemas que afectan a tu comunidad. Con la iniciativa ciudadana, ¡tú podrás también proponer la solución! No necesitarás que un partido político sea intermediario entre tú y el Congreso. Puedes incidir en la agenda legislativa y llevar los temas que a ti te interesan para que se discutan.

Candidaturas Independientes: ¿Conoces a alguien en tu comunidad que podría representarte o gobernarte pero que no desea afiliarse a un partido político? Con las candidaturas independientes, cualquier ciudadano podrá competir por un cargo de elección popular. Si las propuestas de los partidos no te convencen, tendrás más opciones para elegir a tus gobernantes.

Sistema de Elección presidencial por mayoría absoluta: Con una segunda vuelta electoral, quien aspire a la Presidencia de la República, deberá buscar el apoyo de la mayoría de los ciudadanos. Quedará más claro cuál es la propuesta de gobierno que los mexicanos eligen para el país. Tendrás mejor información a la hora de votar por tus legisladores y decidirás si quieres que el Presidente tenga o no el respaldo de su partido en el Congreso.

Iniciativa de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: La posibilidad de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación presente iniciativas de ley, permitirá que el Poder Judicial, que conoce mejor los problemas de impartición de justicia en México, proponga soluciones. Actualmente, 25 de las 31 constituciones locales reconocen la facultad de los Tribunales Superiores de Justicia de la entidad de presentar iniciativas.

Iniciativa Preferente: El Presidente y el Congreso estarán obligados a dialogar y tomar decisiones sobre una agenda de temas común. La iniciativa preferente obligará a que el Presidente presente con oportunidad las prioridades de su gobierno y a que el Congreso las evalúe y defina su postura frente a ellas con lo que las decisiones más importantes para el país no serán postergadas. Es decir, se tomarán acciones más pronto para los problemas más urgentes e importantes, para que éstos no queden rezagados.

Veto Parcial de Leyes: Con el veto parcial de leyes, se podrán implementar reformas de ley en lo general para responder con prontitud a los problemas del país, dando oportunidad a que el Presidente y el Congreso sigan discutiendo las partes en las que no estén de acuerdo.

Estimado lector, recuerda que lo más importante es la participación. Tengamos o no muchos poderes y posibilidades los ciudadanos en la manera en que se rige nuestro país, lo importante es ejercer esos poderes. Porque aunque tuviésemos poder absoluto, si no lo ejercemos es como no tenerlo. No permitas que otros gobiernen al país a su manera sin que tú estés de acuerdo. Para evitarlo debes participar, apoyar o rechazar, pero participar.

 Para ver el texto integro de la reforma, haz click aquí.

 www.ReformaPolitica.gob.mx