La Cultura del Error

La Radiografia de un pais: ¿Qué es la cultura del error?

Se presenta un actor como chofer de un taxi en alguna parte de la ciudad de México o el distrito federal. En la escena, parte de un comercial directamente apuntado a la población mexicana en aspectos de su cultura popular, vemos que hay una persona vestida de traje, al parecer ejecutivo, en la parte de atrás del taxi, en representación de un pasajero común. El chofer, o taxista, platica con el pasajero, y el ambiente está diseñado para que el espectador se identifique con una situación común que sucede todos los días en las transitadas calles de México.

Mientras el taxista habla con el pasajero, que lo observa con una mirada obviamente de desacuerdo, escuchamos sus palabras quejumbrosas. Claramente observamos una situación arbitraria, y paradójica, ya que la misma situación de la cual el taxista se queja es la misma que se genera a partir de su queja. Es decir, en otras palabras podríamos decir que el taxista se “queja de que la gente se queje”, ya que con sus acciones genera las mismas situaciones de las cuales está en desacuerdo. Dice algo así como “¡Que mal está este país! La corrupción es tan grave, que hasta tuve que pagar para que me agilizaran los trámites de las placas del taxi. ¿A dónde vamos a llegar? Esos de recaudación son unos transas”. En este momento, la expresión del pasajero cambia a una marcada mueca de desacuerdo, mientras que la pantalla se torna gris y sin color, dando a entender al espectador que esta situación no es ideal. Después se hace la pregunta “¿Y tú qué estás haciendo por México?”.

El caso del taxista es una de muchas situaciones que se presentan. Entre ellas está la del hombre que se queja de la basura en la calle, y que nadie la levanta, pero él mismo se ve tirando una botella. La lógica torcida de esta cultura es que, alguien tiene que levantar la basura, así que levante la mía   también cuando lo hagan. O también que si ya está   sucia la calle, ¿Qué más da agregar otra?

Cualquier persona se puede quejar que la situación del país está deprimente. Sin embargo, no toda la gente se da cuenta de que la situación del país está sujeta a la gente misma. Esto es algo paradójico, ya que es la misma sociedad la que genera sus propios problemas, y lo único que hace al respecto es quejarse.

Éstos son solo dos ejemplos televisados de lo que yo llamo la cultura del error. La Cultura del Error significa que las cosas no se hacen bien; se hacen mal, y la gente se queja de ello. Pero es la misma gente la que provoca que las cosas se hagan mal, por lo tanto se quejan de ellos mismos. El error está en todos nosotros. Se manifiesta a través de nuestras acciones. Escuché la universidad de un joven que trabaja en una maquiladora americana en Juárez, como supervisor de producción. El error no se hace esperar, cuando manifestó que no trabaja, ni permite a su gente trabajar al máximo del potencial del día. Es decir, si se pueden manufacturar 60 piezas del producto por hora, ellos solo hacen 50, y mantienen su número en ése rango. Uno se puede preguntar ¿Para qué haces eso? y la respuesta tiene lógica, pero es una lógica distorsionada por el error. Al hacer la pregunta del rigor ¿Por qué? el joven me explicó “Porque si un día logramos 60 piezas por hora, al día siguiente nos hacen que ese sea nuestro mínimo del día”. En otras palabras, no quería trabajar demasiado, por eso no daba la apariencia de poder hacerlo. Unos meses después, la maquiladora cerró sus puertas, despidiendo a todo su personal. ¿La razón? No era rentable por la baja productividad. Esto es la cultura del error.

No es por intentar ofender a nadie, pero es necesario decirlo: el problema reside dentro de nosotros mismos. En cierta ocasión vi una película con la actriz Sandra Bullock llamada “El lado Ciego” (The Blind Side) que narra la historia verídica de una familia blanca que adoptó a un joven de color en una ciudad en los Estados Unidos. La familia blanca vivía en lo que parecía una mansión. El joven quedó sorprendido al verla, y al descubrir los lujos con los que vivía la familia, y su vida tan económicamente holgada. De donde él venía, el barrio pobre de la ciudad, que le pertenecía a la clase de color, no habían este tipo de cosas.

Lo que me di cuenta simplemente al ver la película es que las condiciones en las que la gente vive son las propias consecuencias de sus actos. Las personas blancas querían vivir bien, y por lo tanto lo hacían. Las personas de color se quejaban de su mala condición, pero no hacían nada al respecto. Al contrario, con cada acción (Pandillas, graffiti, delincuencia, violencia, falta de respeto) reforzaban cada día más las condiciones en las que vivían y ahondaban más el agujero en el que se encontraban.

Desafortunadamente, dado a que yo viví muchos años en los Estados Unidos, yo puedo confirmar esta misma situación. La mayoría de los barrios hispanos de las ciudades norteamericanas son los más pobres, los más maltratados y menos cuidados. Los jóvenes se quejan mucho de la marcada diferencia que existe entre los blancos y las demás razas, como barrios más feos, pero sus actos iban en total desacuerdo con sus palabras; grafitiaban las paredes de sus propias casas, destruían lo que tenían, robaban las cosas públicas. En fin, la culpa de su situación no era más que de ellos mismos. Pero en sus mentes, ellos no podían aceptar eso. Ellos querían que el gobierno norteamericano entrara a sus colonias a mejorarlas y pintarlas, pero no hacían nada para mejorarlas ellos mismos. Incluso sus propias casas estaban llenas de basura.

Esta situación la vi en Houston, Tx., en Kansas City, KN., en Fort Pierce, Jacksonville, Miami y South Beach, FL., y lo he visto de una forma u otra en todas las ciudades del país, ya sea porque me lo han platicado, por películas, documentales o demás.

Entonces me dí cuenta: el problema de México es la actitud de su gente. Actitud que se llevarán consigo a cualquier parte del mundo donde vayan. Escuché la historia de una pareja en Swiza, dueña de una estación de gasolina, que de pronto decidió irse de vacaciones. Para poder atender a sus clientes durante sus tres semanas de ausencia, decidieron poner una pequeña canasta en la puerta del edificio. La idea era que la gente pagara su gasolina depositando el dinero en la canasta, mientras se servían a sí mismos. Esta no es una práctica extraña en este país: la gente confía en las demás personas. Al regresar los ancianos, encontraron la canasta llena, y la cantidad de gasolina que se despachó coincidía perfectamente.

¿Qué habría pasado si tú estuvieras en ese país en ese momento? ¿Habrías hecho lo correcto, o te abrías robado el producto, además del dinero? ¡Exacto! La respuesta que hayas dado determina tu actitud. Si la gente en hubiese robado lo que pudiera, muy probablemente los ancianos habrían tenido que cerrar su negocio, lo cual afectaría a todas las personas, incluyendo a aquel que se robó el dinero, ya que era una sola gasolinera en todo el pueblo.

¿Te das cuenta de la situación? ¿Te das cuenta de cómo es que nosotros mismos generamos los problemas a nuestro alrededor? Esto es lo que yo llamo cultura del error, y un amigo mio me dijo “Marco, para que México mejore, ¡tendríamos que deshacernos de todos los mexicanos!” Me dio mucha vergüenza a nombre de todo el país aceptar que es verdad, y que donde vayamos llevaremos nuestro problema, al igual que las ciudades Estadounidenses que mencioné antes. Debemos corregir el error en nosotros mismos. Solo entonces será México un lugar mejor donde vivir, para nosotros.

He hablado con amigos que pretenden huir del país. Pero como ya lo vez, esa no es una solución. Es la cultura del error.

Se ve en cada aspecto de la sociedad. El lamentable que ésta cultura haya inundado cada esfera de la población en México. A pesar de que hay gente que sí busca la excelencia, la rectitud, la legalidad y la moral, son pocas las personas que obedecen a éstos valores como parámetros. De la gente que yo he conocido, y por las cuales puedo dar cuenta, el número de personas que buscan la excelencia y la legalidad es menor al 10% de las personas que he conocido. Se encuentra en las instituciones policíacas, que no hacen su trabajo al 100%, y ya sabemos la historia. Está en las instituciones médicas, donde la vida del paciente está en riesgo, y el personal médico se queda a platicar un momento en los pasillos. No existe el sentido de la urgencia. La hayamos en las casas de las personas, que no buscan superarse. Un simple paseo por las calles nos deja ver que las personas no buscan la excelencia en sus viviendas, ya que vemos casas a medio construir, mal terminadas, o simplemente “reparadas” con métodos caseros que no sirven.

Lo vemos en los estudiantes, copiando tareas. En los maestros, vendiendo respuestas. En los policías, aceptando mordidas, y en los conductores ofreciéndolas.

La corrupción es parte de la cultura del error, pero no lo es todo. Me atrevo a decir incluso que la corrupción es uno de los síntomas más grandes de la cultura del error, pero no lo es todo, ni es la causa, sino una consecuencia.

El error va más allá de la corrupción. El hecho de que las instituciones no pongan atención al usuario sino al que da más “Lana” es corrupción, pero el error comienza desde el hecho de que la gente se deja que las autoridades los abusen. Es un problema más grave y más profundo que todos los demás, ya que todos los demás son las consecuencias lógicas de éste gran problema que el pueblo mexicano tiene en sus raíces.

Más ejemplos

La mayoría de la población está viviendo en una mentalidad enfocada en el presenta o en el pasado (ver “El poder secreto del tiempo”) lo cual ya de por sí explica mucho de lo que sucede aquí en México. Encima de eso, la mentalidad es en el polo negativo. Las personas no tienden a considerar las consecuencias de sus actos tanto. Incluso el hecho, que ya se ha convertido en tradición, de que las familias digan una frase como “No pienses en eso ahorita”. Se aplica a cualquier área de la vida que las personas ignoran con la tirada de que al ignorarlas, estas desaparecerán.

La gente se ofende si piensas en la muerte, por ejemplo. Ni se te ocurra pedirle a un anciano que comience a planear su funeral, porque piensa que “ya lo estás matando”. En todo caso, la gente te dirá “No pienses en eso ahora”. Error. La gente se nos va, y lo lamentamos mucho. Lo que más lamentamos es no poderle dar una sepultura digna, puesto a que nunca planeo su partida. No se si eso es porque la gente honestamente piensa que si no planea cosas tristes, éstas no van a pasar. Pero la verdad es que si no las planeas, cuando (no si) éstas sucedan, serán aun más tristes. Lo mismo sucede con sus pertenencias. La gente no prepara testamentos por no tocar cosas que se involucren con la muerte, y los familiares se quedan, no solo con las deudas, sino que no saben para quién es qué. En general, esto es ignorar las cosas malas con la esperanza de que así las cosas desaparezcan.

Tenemos la tendencia de dejar todo para el último. Esta situación es representada por una palabra inglesa: “Procrastination” que traduciré como Procrastinación. Nuestra gente tiende a procrastinar todo lo que sabe que necesita hacer, pero no lo hace.

El error va desde acciones grandes e importantes cuyo mal manejo puede devastar vidas enteras, como son las decisiones tomadas en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Cada vez que visito éste instituto me doy cuenta más la falta de ética de las personas. Veo tangiblemente un claro ejemplo de la cultura del error. Veo gente que no hace su trabajo, toma lo que no les pertenece e intentan sacar el mayor provecho personal a costas de una institución fundada y sostenida con dinero público.

Pero el error está aun más arraigado, que nos lleva a acciones que parecen ser de poca importancia, tales como manejar mal. Al ver que otro automovilista pone la luz para dar vuelta, el vehículo que le sigue en el carril al cual quiere entrar, lejos de dejarlo pasar, acelera su auto para que no “se le meta”.

La Cultura del Error es parte de la vida diaria Mexicana. Las personas ya cuentan con ello, y aquellos que manifiestan un menor cantidad de error, y por ende buscan aun más la excelencia, ya cuentan con el hecho de que las demás personas no son iguales. En otras palabras, las personas que buscan la excelencia, cuentan con el hecho de que otra gente se conforma con las cosas incompletas, y por lo tanto planean con ello en mente. Cada vez que visito un restaurante de comida rápida, yo debo tomar pasos para asegurarme de que la orden que pedí es la orden que recibo. ¿Por qué? Por el sencillo hecho de que yo no puedo contar con que las personas hayan hecho su trabajo como les corresponde, y debo tomar medidas para recibir lo que pedí.

En las colonias las personas se quejan de que las calles se inundan. Y sin embargo, no se dan cuenta de que son ellos mismos los que se ocasionan los dolores de cabeza, ya que en la falta de sensatez mucha gente arroja la basura a la calle, lo cual de por sí ya es un problema. La basura tapa el drenaje del agua y causa que ésta se quede estancada.

Mucha gente se queja del mal servicio que existe en las instituciones gubernamentales. De lo que no se dan cuenta es que la misma actitud que ellos tienen hacia las plazas de empleos de gobierno es la que provoca que gente poco capacitada tome cargos que requieren a personas más preparadas. Ana, una mujer de mi colonia, se queja de que el servicio en el trámite de licencias para conducir se tarda mucho tiempo y las personas están poco capacitadas. Ella dice que esa gente no debería estar allí, y tal vez tenga razón. Hace algunos días me comentó que su cuñado es adherente de un partido político, y que pronto se quedará de secretario. Uno de sus cargos va a ser contratar a las personas necesarias cuando sea el cambio de administración. Ana me platica que su cuñado la contactó para que trabaje con él como asistente de recursos humanos. Pero ana no es profesionista. Ni siquiera ha terminado la preparatoria, y sin embargo está feliz de que va a ser parte de la nomina del erario público.

Existen personas que se quejan de la situación de secuestro y extorsión que se vive en mi ciudad: Juárez. Y sin embargo, la gente que está conciente de las casas de seguridad de los narcotraficantes, u otros aspectos del crimen organizado, dudan en denunciar y terminan optando por no hacerlo “Por temor a las represalias”. Lo que no se dan cuenta es que la situación misma que estamos viviendo es una represalia del hecho que la gente no denunció a tiempo las cosas que estaban sucediendo.

¿Puedes identificar el círculo vicioso? Un hecho violento tiene consecuencias. La gente no denuncia los sucesos por no querer más consecuencias, y el resultado de esta falta de acción son más hechos violentos. La gente se queja aun más de los hechos violentos, y tiene aún más miedo de denunciar, lo que provoca que los secuestradores y asesinos tengan mayor libertad de hacer lo que quieran, y lo hacen. Esta situación se agranda como bola de nieve a medida de que la gente permite que las cosas sucedan. Para cuando una persona tiene el valor de hacer algo al respecto, es demasiado tarde y sufre las consecuencias, pero no de denunciar, sino de todas las faltas de acción que fueron necesarias por muchas personas pero que no sucedieron.

Lo mismo vez en las escuelas, con los niños copiando tareas y los maestros dando un pésimo servicio.

Lo vez en el comercio informal, robando películas y vendiéndolas en una esquina.

Lo vez en los puestos de antojitos, que no limpian bien.

Lo vez en los servicios, que no puedes contar con que la persona que te da un servicio se esmere para que éste sea de calidad. Al contrario, tienes que andar cuidándote para que no te vayan a robar, etc.

Lo vez en el pobre servicio al cliente de las compañías.

Lo vez en el burocratismo de las empresas y del gobierno, y a la vez en su corrupción, al aceptar dinero a cambio de favores.

Lo vez en las casas de las personas que están en mal orden, que están incompletas o mal hechas.

En los hombres que se viven la vida en alcohol.

El error está en todas partes. Esta no es una nota pesimista. Yo soy el primero en creer que el optimismo te permite hacer todo lo que el pesimismo no. Este documento intenta más que nada dar una visión contemporánea y precisa de los aspectos negativos específicamente que existen en México. Es decir, no quiero con esto decir que los mexicanos somos únicamente así, sino que quiero intentar plasmar lo que significa la cultura del error, y que los artículos en el blog sirvan como una manera de acercarnos a una civilización mejor planeada, estructurarla y con mayor equidad para todos.

3 Responses to La Cultura del Error

  1. Rene Kennedy says:

    Marco, hace poco me borraron mi pagina en el face, en donde tengo escritos parecidos a los tuyos! me da tristeza que los de la pagina de felipe calderon, me hayan borrado todos mis mensajes como para ocultar lo que yo escribo! esa es tambien parte de la cultura del error, es tan desagradable que quieran opacar a unos, para hacer brillar otros! siendo que el brillo no es de su propia autonomia. Y es que el favoritismo no es una via viable para ningun pais. A lo que quiero llegar es a que planteas muy bien las cosas, pero lo que me gustaria que comprendieras es que para hacer que tenga efecto lo que tu planteas es en estructurar la forma de darlo a enteder, y sobre todo hacerlo comprender,las cosas como estos pensamientos son muy buenos, pero lo que no esbueno es estar conciente de tal y no hacer nada mas que esponerlo. Se empieza por el principio y el principio es enseñar como poder cambiar. Todo es gradual y se debe estructurar una forma de educar y esto pues no se debe dejar a conciencia de las personas, porque si caes en cuanta la contaminacion mental esta tan arraigada que no solo con plantearselos es suficiente. Se debe de promober el como y no el porque. Gracias Marco por preocuparte por nuestro pais, pero lo que hay que hacer, hay que hacerlo…

    • instayll says:

      Rene estoy en total acuerdo contigo. No se como es que el presidente o su gabinete hayan logrado que te apagaran tu pagina, pero si te interesa expresar tus opiniones de manera estructurada y puedes hacerlo aqui. Mandame tus articulos, o bien suscribete y te agrego como moderador.
      .
      Solo te pido que sean articulos que despierten en nosotros la necesidad de dejar de seguir a un lider corrupto, o dejar de hacer algo que es perjudicial y nos anime y exhorte para hacer cosas de verdadero valor. Esa es la menta de Mexico: Cambios, que un dia, al leer uno de estos blogs, la gente diga “Es cierto: yo tengo el poder de cambiar mi entorno”. Mandame maneras de estimular a la poblacion para que despierte de este sueño, y que nos motive a trabajar todos juntos por un Mexico mejor.
      .
      Como yo siempre digo, tenemos una casa. Que tan limpia este depende del habitante> tenemos un pais, que tan limpio y ordenado este depende de su gente. Nadie va a venir a invertir tiempo, dinero y esfuerzo para limpiar un pais que no es suyo: nosotros debemos tomar esa responsabilidad, comenzando con nosotros mismos y despues con el deber social de pasar esa idea a nuestros projimos.

  2. instayll says:

    Cuando hablamos de la diferencia entre los ricos y los pobres, mucha gente tiende a pensar que los ricos son gente rapaz que se aprovecha de los pobres apra tener riqueza. la verdad es que en la misma medida que los ricos intentan ser ricos, los pobres no buscan salir de su pobreza y contribuyen a la gran division.
    .
    La verdad es que el que quiere ser rico lo logra porque lo quiere lograr, mientras que el que se queda pobre es porque ahi le gusta estar. No podemos culpar a los ricos de las malas decisiones que mantienen pobres a los pobres. Les guste o no mi comentario, no es la culpa de los ricos que haya pobres. Si por ellos fuera, todos seriamos ricos. Pero los pobres disfrutan su pobreza. Y si no me creen, preguntenle a cualquier pobre que se haya cansado de su condicion. Regularmente este simple hecho es suficiente para que la persona salga de su pobreza. Por eso es que ya no hay pobres con ganas de ser ricos: todos los que tienen las ganas lo logran. Es por eso que digo que los que se quedan pobres es por decision propia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: