La Ley de la Utilidad Marginal Decreciente

Continuado de “El Amor al Dinero… pero no el Dinero mismo

En la entrada anterior hablé un poco de la perspectiva que cada persona tiene en cuanto a la riqueza material. Establecimos que no es el dinero mismo el origen de todos los males, sino el amor desmedido que ciertas personas le tienen. También establecimos que el dinero es medio para llegar a un fin, pero no es el fin mismo.

La ciencia detrás de la respuesta que algunas personas dan para estar contentos con lo poco que tenemos es un principio psicológico llamado “Ley de la Utilidad Marginal Decreciente”. Esta “Ley” psicológica no tiene un paradigma definido, ni valores exactos establecidos, pero nos da una clara idea de lo que sucede en el subconsciente de aquel que menos tiene.

Este principio, desarrollado por el Inglés Stanley Jevons, el Austriaco Carl Menger y el Francés León Walras, menciona que existe un fenómeno que ocurre cuando cada individuo consume bienes o servicios. También dice que este fenómeno, denominado “Satisfacción”, aumenta en tanto aumenta el consumo, pero que su aumento es menor cada vez que se consume más.

Un ejemplo útil sería el siguiente: Supongamos que existe una escala de satisfacción que varía del 1 – totalmente insatisfecho, hasta el 10 – totalmente satisfecho. En esta escala, comprar un producto – digamos, una manzana – nos daría un sentido de satisfacción de 10. Al comprar otra manzana, conseguiríamos satisfacción también, pero esta vez a razón del número 8. Comprando la tercera manzana, la satisfacción disminuye a 5 para esa manzana. Entonces, teóricamente al comprar 3 manzanas, nuestro grado de satisfacción debería ser 30. Sin embargo, nos damos cuenta que en realidad es 10 + 8 + 5 = 23. Consecutivamente, toda manzana comprada a partir de la última añadiría menos de 1 a nuestra satisfacción.

Esta ley psicológica es lo que se llama “Utilidad – satisfacción – Decreciente”. Esta ley ayuda a explicar lo que experimentan las personas que menos tienen, y por qué es que disfrutan tanto su situación. En términos coloquiales, experimentamos “Pequeños-grandes placeres”. Cada día, como mi padre, luchan arduamente por un pago magro. Cuando lo reciben, la satisfacción que experimentan al gastarlo es mayor, en proporción, que aquella que recibirían si compraran el mismo producto teniendo muchos más recursos.

Es por esto que las empresas como Elektra, Famsa, Coppell, etc., son tan exitosas. Sus comerciales están llenos de propaganda que presenta la idea de “Vivir Mejor”. Aquellas personas que consumen su producto experimentan tal satisfacción al comprar que regresan por más, (por cierto terminan pagando mucho más del valor del producto solo porque es a crédito, además de que los precios, aun de contado, son excesivos). El valor emocional de la satisfacción que sienten es mayor que el valor racional monetario del producto. Esto genera un sentido de logro, éxito, en pequeña escala. Es decir, para una familia de bajos recursos, comprar un televisor nuevo es mayor logro que para una familia de muchos recursos comprar un auto nuevo, por la ley de la Utilidad Marginal Decreciente.

Entendí, pues, la razón por la cual mi padre era feliz con su trabajo como mecánico; cada día de pago nos llevaba a cenar fuera de casa. Esto generaba un sentido de satisfacción que no podríamos conseguir si la abundancia llegase a tocar nuestra puerta.

El Amor al Dinero… pero no el Dinero mismo

Cuando tenía 11 años se me ocurrió hacerle a mi padre una pregunta que dudo que algún niño no haya preguntado a esa misma edad. “Papá…” le dije tímidamente mientras cenábamos en familia “¿No te gustaría ser millonario?”. No recuerdo los detalles de toda la conversación. Estoy seguro de que mis hermanos dejaron ventilar opiniones que nadie les pidió. Si fue así, no lo recuerdo todo. Lo único que recuerdo es lo que mi padre me contestó: “No”.

He aquí una familia que experimenta escasez en cada punto de su vida. Mi padre luchaba arduamente como mecánico para proveer el pan cada día, mientras mi madre trabajaba como conserje en un edificio oficinal para apoyarlo. En mi limitada manera de pensar y con el poco entendimiento que tenía acerca del mundo que me rodea, inmediatamente pensé en la solución “¡Claro!” pensé “¿Cómo no se me había ocurrido antes?… ¡la solución es hacernos millonarios!”. Aun recuerdo el gusto que experimenté cuando tuvo ese momento Eureka. No podía esperar compartirlo con mi padre aquella noche. “Papá estará impresionado con mi descubrimiento” pensé.

No quería hacerlo sentir ignorante. Siempre que se me ocurría alguna idea, mis hermanos tenían la manera perfecta de hacerme poner los pies sobre la tierra. Me decían algo así como “¿Crees que si fuese posible, no se le hubiese ocurrido a alguien más?”. Ese era mi mata-sueños. La pregunta lógica que lograba reventar mi burbuja. Pero esta vez era distinto; no iba a presentar mi idea como el descubrimiento del siglo, sino como una pregunta casual, a la cual, según yo, tenía la respuesta.

Al hacerle la pregunta, contestó exactamente lo contrario de lo que pensé que iba a decir: “No”. Tuve que seguir interrogando. “¿Y por qué no?”, “Porque los ricos no son felices. Viven intentando proteger su dinero y nunca lo disfrutan”. En mi joven mente, esto no era razón suficiente para rechazar tan grande descubrimiento, y la solución a todos nuestros problemas. Iluso de mí, pues no tenía la menor idea de cómo es que se gana el dinero.

Hasta el día de hoy he sostenido que no existe peor excusa para no lograr, que el auto-convencimiento de que somos felices donde estamos. Es decir, la peor excusa para no alcanzar metas es querer justificarse pensando que realmente no queríamos alcanzarlas. En una entrada de un blog anterior expliqué cómo es que un amigo me dijo, con un toque de egocentrismo, que él prefería no tener dinero, puesto que era más feliz teniendo solo lo suficiente. Su razonamiento es que más de lo suficiente es vanagloria, y es malo. Le dije en su cara y con todo respeto “Esa es la excusa más egoísta que he escuchado. Tener solo lo suficiente para ti mismo sin pensar en los demás y lo que carecen. Es una falsa humildad; una lógica barata”. No le gustó la manera en que se lo dije, pero lo puso a pensar mucho en sus motivaciones.

Siempre he creído que la riqueza no se debe lograr solo para uno mismo. Aquel que quiere ser pobre, o tener solo lo suficiente para no preocuparse por lo demás es una persona que solo busca el beneficio propio y la manera de satisfacer sus propias necesidades; “Mientras tenga un pan qué cenar cada noche estoy contento” piensan con un aire de auto-complacencia que suena muy humilde. Pero en otras palabras lo que se está diciendo es “Con que yo tenga qué comer, no me importan los demás”. ¿Qué bien le hace al prójimo que tengas solo lo suficiente para ti mismo?

El dinero puede echar a perder a las personas, es muy cierto. Sin embargo, existen aquellos que tienen un corazón cerrado, sin importar cuándo tengan en sus cuentas de banco. Pueden ser pobres en su bolsillo, y aún más pobres en su manera de pensar egocéntrica. El dinero es un medio para llegar a un fin, no es el fin mismo. El dinero es una herramienta para la consecución de resultados, no es el resultado mismo. Uno no trabaja para conseguir dinero, sino para satisfacer sus necesidades de alimento, vivienda, calzado, etc. El bueno libro dice que “El amor al dinero es el principio de todos los males”. No es en sí el dinero, sino el apego que cada uno le tiene, y la prioridad en la que cada uno lo pone.

Continuar en “La Ley de la Utilidad Marginal Decreciente